Valle del Dordoña

Destino

Valle del DordoñaPueblos & Campiña

Beynac, en el Valle del Dordoña
© Thieury / Adobe Stock - Beynac, en el Valle del Dordoña.

En el Valle de Dordoña, la piedra dorada es más que un adorno. Es un libro de historia. Entre cuevas pintadas, pueblos y castillos, podemos leer a su vez la historia épica de los hombres prehistóricos, las historias de los caballeros medievales y la aparición de las artes renacentistas.

Y a lo largo del río Dordoña, podrás disfrutar de los sabores de un terruño excepcional: el foie gras, el magret de pato y las trufas también forman parte del escenario del Périgord negro, uno de los símbolos del estilo de vida francés.

Lo esencial de tus vacaciones en Dordoña

De vacaciones en Dordoña, ¡todos los caminos llevan a Sarlat-la-Canéda! El corazón del Périgord Noir late en el antigua Sarlat, cuyo patrimonio invita a pasear entre calles estrechas y plazas medievales y mansiones góticas o renacentistas.

Es también una buena parada para visitar el Valle del Vézère, considerado como la cuna de la presencia humana en Europa. Entre Montignac y Les Eyzies-de-Tayac, hay una sorprendente variedad de sitios prehistóricos y viviendas trogloditas medievales. Pero si sólo hubiera un lugar para recordar, ¡sería la cueva de Lascaux IV! Una reproducción a escala real de la cueva original (cerrada al público), ofrece un verdadero viaje a las raíces del arte. En la galería de casi 150 metros de largo, dispuesta de forma idéntica, se puede pasear entre las 2.500 figuras de animales, caballos, vacas, toros y ciervos, pintados o grabados, que parecen haber trotado por las paredes durante casi 20.000 años.

Visitar Dordoña significa también retroceder en el tiempo a la Edad Media descubriendo sus deslumbrantes castillos construidos durante la Guerra de los Cien Años (siglos XIV-XV). Encaramado en un acantilado, el Château de Beynac-et-Cazenac es el más emblemático, con su austera fachada jalonada por un torreón románico. En el interior, las habitaciones, igualmente monumentales, testimonian la fuerza de los barones de Beynac: habitaciones decoradas con bellos tapices, oratorio decorado con suntuosos frescos, cocinas gigantes.

Encaramado en una ladera, el Château de Hautefort es uno de los pocos ejemplos de arquitectura clásica en el Périgord. Sus elegantes líneas recuerdan a los castillos del Valle del Loira, ya que está decorado con jardines de estilo francés y un parque inglés clasificado como Monumento Histórico. Otros jardines clasificados, los jardines colgantes de Marqueyssac en Vézac: situados sobre un peñasco, de espíritu romanticista, es un vasto parque de 22 hectáreas, ofrece más de 6 kilómetros de paseos puntuados por 150 bojes centenarios recortados a mano.

Después del Perigord Negro, el Perigord Púrpura. Un color que la región debe al de sus viñas, incluidas las de Bergerac. Es también la tierra de las bastidas, "nuevas ciudades" creadas en los siglos XIII y XIV según un plano ortogonal. Entre las 300 bastidas catalogadas, Monpazier es una de las mejores conservadas, con su plaza principal bordeada de arcadas, al igual que Beaumont-du-Périgord, que conserva restos del recinto fortificado y una soberbia puerta medieval. En el camino de Santiago de Compostela, el pueblo de Buisson-le-Cadouin alberga un tesoro: la abadía cisterciense, de la que se conserva una magnífica iglesia románica del siglo XII y un claustro de estilo gótico flamígero.

En las mesas de los restaurantes del valle de Dordoña

En el corazón del Périgord, ¡la mesa es una institución! En el menú de las mejores direcciones de la región, encontrarás pato en todas sus formas: confit de pato, conservado en su grasa, que también se utiliza para cocinar patatas de Sarlat, magret de pato y también foie gras, la estrella de las comidas navideñas.

Igualmente famosa, la trufa negra del Périgord está en el mercado desde diciembre hasta febrero. En el caso del foie gras, se utiliza a menudo para el relleno de pavo cocido "con un paño". En el Périgord, la nuez tiene una denominación de origen controlada, se consume cruda o en forma de una deliciosa tarta de nuez.

Saber hacer y artesanía en el valle de Dordoña

En el Périgord, se revela un saber hacer sorprendente con más de 300 talleres y empresas artesanales. Cuatro rutas en la ruta de los Métiers d'art permiten conocer a estos apasionados artesanos y artistas. Como en Nontron, en el Périgord Verde donde se perpetúan las tradiciones de la cuchillería y la marroquinería.

Más ideas de estancia

Elegir filtros