Alsacia y Lorena

Destino

Alsacia y LorenaPueblos & Campiña

ISTOCK - OKSANAPHOTO
© ISTOCK - OKSANAPHOTO

¡Una no puede estar sin la otra! Porque en el Este, Alsacia y Lorena comparten el gusto por la generosidad. Y si San Nicolás se celebra entre la gente de Lorena, los eventos gourmet en los mercados navideños de Estrasburgo, Mulhouse, y también en Metz o Nancy cultivan la misma opulencia. Entre la ruta del vino de Alsacia y las artes de la mesa de Lorena, la arquitectura medieval y las decoraciones Art Nouveau, los pueblos a la sombra de los castillos y los centros de arte contemporáneo, el Este es epicúreo, artista e intensamente creativo.

Lo esencial de tu viaje a Alsacia

Visitar Estrasburgo

En Estrasburgo, en el centro histórico, se puede sumergir en la atmósfera de la Edad Media: clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es un museo vivo de arquitectura. ¿Su estandarte? La Catedral de Notre-Dame, una obra maestra del arte gótico, cuya aguja fue durante mucho tiempo la más alta de todo el cristianismo. A orillas de la Petite France, las casas con entramado de madera de los siglos XVI y XVII se situaron en el río: este pintoresco barrio está construido junto al agua. Pero es en diciembre, en la época del mercado navideño, cuando disfrutamos plenamente del ambiente festivo heredado de las grandes ferias de la Edad Media. Al pie del abeto gigante, ¡nos embriagamos con el aroma del pan de especias desde 1570!

La ruta del vino de Alsacia en términos de cultura

Estrasburgo es una buena puerta de entrada a la ruta del vino de Alsacia: comienza a 20 kilómetros de distancia en Marlenheim. Epicúreo y festivo, es un buen hilo conductor para disfrutar de un caldo de cultura. En Molsheim, se puede conocer la historia religiosa en la antiguo Priorato de la Chartreuse, que alberga un museo de Arqueología, Arte e Historia y la Fundación Bugatti dedicada al inventor. En Eguisheim, uno de los pueblos más bellos de Francia, tu conocimiento de la arquitectura medieval se ampliará: la ciudad se construye en círculos alrededor de su castillo fortificado. Y en Kaysersberg, entre calles empedradas y casas con entramado de madera, se pueden encontrar pequeñas joyas: ¡puertas románicas o puentes fortificados! En el camino, tienes que hacer algunas paradas. En el norte de Alsacia, en Wingen-sur-Moder, por ejemplo, donde el Museo Lalique exhibe piezas excepcionales firmadas por el famoso vidriero de arte. O en Sélestat, donde la biblioteca humanista presenta un patrimonio único.

1.000 años de historia en Colmar

¿Qué hay de Colmar? Bajo ninguna circunstancia se debe pasar por alto esta etapa. En barco descubrimos la Pequeña Venecia y sus hermosos edificios alineados a lo largo del río. Pero es a pie que nos remontamos 1.000 años de historia. Con una imagen fija en el Museo Unterlinden. Entre los tesoros de este antiguo convento, el retablo de Issenheim, obra maestra del gótico tardío, es una delicia para la vista.
En Mulhouse, cambio de escenario: entre el arte de la calle y los arcos de Buren, la antigua ciudad textil se está convirtiendo en un punto de atracción del arte contemporáneo. Cuando no exhibe sus orígenes industriales: está la Cité de l'Automobile, el museo más grande del mundo dedicado a los coches y el museo del ferrocarril.

Enoturismo en Alsacia a más de 170 kilómetros

¿Cuánto tiempo se tarda en recorrer los 170 kilómetros de la Ruta del vino de Alsacia? ¡Todo depende de tu apetito! Porque no basta con probar el Riesling de Alsace, el Gewurztraminer y otros vinos (¡incluyendo más de 50 grandes vinos!) de las siete variedades de uva alsacianas, o probar las numerosas cervezas comiendo unos cuantos pretzels. Hay que sentarse en un winstub, el tradicional bistro, para disfrutar del chucrut o de los platos elaborados con munster, el rey de los quesos de Alsacia. O si lo prefieres, siéntate en los viñedos del dominio Sohler Philippe en verano y disfruta de una comida acompañada de un Muenchberg Grand Cru. Y en invierno, no nos lo perderemos por nada del mundo: ¡el pan de especias es un secreto de Alsacia!

Lo esencial de tu estancia en Lorena

En Lorena, la excelencia culinaria también se expresa en el increíble saber hacer en torno a las artes de la mesa. Hay que decir que la región perpetúa una gran tradición industrial y artística.

Nancy, Metz y Belfort

Empezando por Nancy: la ciudad moldeada por el rey Stanislas que la legó, la suntuosa plaza del mismo nombre es también la cuna del Art Nouveau. Metz no se queda atrás en cuanto a la arquitectura: los 65.000 metros cuadrados de vidrieras de su catedral valen todas las enciclopedias sobre el arte del vidrio, el barrio imperial abunda en estilo, mientras que el audaz sombrero chino que cubre su Centro Pompidou-Metz dibuja las olas de la modernidad. En cuanto a la ciudadela de Belfort, simboliza la riqueza de la arquitectura militar desde la Edad Media hasta el siglo XIX y el siglo Vauban.

Más ideas de estancia

Elegir filtros