Costa Azul

Destino

Costa AzulNaturaleza & Actividades al aire libreDiversión y vida nocturnaLitoral

UNSPLASH -ANASTASIIA CHEPINSKA
© UNSPLASH -ANASTASIIA CHEPINSKA

Retenemos de la Costa Azul los azules de un Mediterráneo que recorre calas, islas y playas doradas. ¡Una increíble paleta de colores que inspiró a los mejores pintores del siglo XX! Pero la Costa Azul también son los destellos en eventos que brillan, como el Festival de Cine de Cannes. Y los colores cálidos de sus pueblos y jardines que le confieren un aroma de vacaciones inimitables, tras la estela de los famosos perfumistas de su interior.

Lo esencial de tu viaje en la Costa Azul

Cuando se viaja por la Costa Azul, entre ciudad y playa, no tienes por qué elegir. ¡Las dos son inseparables! Porque las ciudades de la Costa Azul siempre tienen un rincón de arena donde puedes poner tu toalla y un puerto donde amarrar tu barco. Te ofrecemos algunas ideas para disfrutar más aún en tu viaje a la Costa Azul. 

Visita Niza

En Niza, la famosa Promenade des Anglais (paseo de los Ingleses) se extiende a lo largo de siete kilómetros de una popular playa muy apreciada tanto en invierno como en verano. Y a un paso de distancia, en el casco antiguo de Niza, la principal vía peatonal, la Cours Saleya, invita a pasear por los colores de su mercado de flores.

Haz tu propia película en Cannes

En Cannes, es la famosa Croisette bordeando el mar la que atrae la atención, especialmente durante el Festival de Cine de Cannes, cuando las estrellas de cine pisan la alfombra roja. Pero para sumergirse en el alma de Cannes, hay que subir por las empinadas callejuelas de Le Suquet, hasta los restos de su fortaleza medieval. Desde lo alto de la torre Carrée, unas vistas deslumbrantes sobre la bahía.

Descubre los aromas del interior

También se puede ir al interior, a Grasse, para oler los aromas de las plantas aromáticas, apreciadas por las principales marcas de perfumes. Un Museo Internacional del Perfume, único en el mundo, recorre la historia de estas populares fragancias de prestigiosas casas como Chanel y Dior.

Paseando por Saint-Tropez

En tu viaje por la Costa Azul, no puedes dejar de visitar Saint-Tropez: un verdadero puerto de postal donde los yates se balancean en un ambiente de color pastel. Desde los años 60, mantiene un ambiente festivo, chic e informal, incluso en las playas de Pampelonne donde almorzamos con los pies en la arena mientras contemplamos el mar Mediterráneo.

Recorrer el macizo del Esterel

En el puerto de Saint-Raphaël, nos calzamos las zapatillas para dar una vuelta a pie o en bicicleta por el macizo del Esterel: senderos balizados y recorridos en bicicleta de montaña que peinan sus 32.000 hectáreas entre rojizas crestas, calas y playas de arena blanca sombreadas por pinos.

Embarca hacia las islas de Oro

Con salida en Hyères, zarpamos hacia las Islas d'Or. Porquerolles se recorre en bicicleta para sumergirnos en el ambiente caribeño de sus playas de color turquesa y descubrir la sorprendente colección de arte contemporáneo de la Fundación Carmignac. En Port-Cros, sólo se permiten excursiones a pie: la más salvaje de las Islas d'Or se encuentra en el corazón de un fabuloso parque nacional donde se pueden observar ballenas y delfines. ¡Imprescindible en tu viaje por la Costa Azul!

Sucumbir a la dulzura de los cítricos de la Costa Azul

Y en Menton, descubrimos el famoso limón. Su sabor más suave y sus aromas más intensos hacen que sea muy apreciado por los grandes chefs. Lo festejamos cada año con un colorido carnaval, La Fête du Citron de Menton, una oportunidad para explorar los notables jardines de esta bonita y colorida ciudad.

Actividades en la Costa Azul

Llegar a la Costa Azul es también pasar unas vacaciones activas. Con una veintena de campos de 18 hoyos, el golf es la estrella del ocio. Pero no nos olvidaremos de darnos un chapuzón en la cala inglesa, una sublime cala de roca roja en el macizo de Esterel, de asistir al Gran Premio de Mónaco, o de pasear por jardines excepcionales, que se han convertido en la memoria de la biodiversidad mundial.

La cocina del sol, una especialidad de la Costa Azul

Con tantas horas de sol (casi 3.000 al año), no es de extrañar que las especialidades de la Costa Azul estén tan perfumadas. En la mesa, preferiblemente con los pies en la arena, el aceite de oliva y las verduras bañadas por el sol se invitan a la mesa en forma de ratatouille, anchoïade (salsa de anchoa, alcaparras y ajo), pissaladière, pizza niçoise con anchoas o la sopa de pistou aromatizada con albahaca.

Todo ello regado con vino rosado, el vino de la tierra, que se bebe como aperitivo con tostadas de tapenade (puré de aceitunas y alcaparras) o panisses, un pan de harina de garbanzos. Y de postre, sucumbimos al pastel tropézienne, una brioche rebosante de crema. A menos que te decantes por la fruta confitada o un helado de sabores.

Más ideas de estancia

Elegir filtros