Lille

Destino

Altos de FranciaLilleCiudades

Lille
© ilolab / Adobe Stock - Campanario de la Cámara de Comercio de Lille.

¡Rumbo al Norte, a Lille! En la encrucijada de las grandes ciudades europeas, la capital de Flandes te conquistará por su excepcional patrimonio, sus especialidades gastronómicas y su cálida acogida. Lille, ¡una ciudad para visitar sin moderación!

Capital de la región de Altos de Francia, Lille tiene carácter y merece una visita detallada... Descubre los numerosos atractivos culturales de la ciudad, desde la contemplación de los grandes pintores en el Palacio de Bellas Artes, hasta un concierto en la Gare Saint-Sauveur o un recorrido por las esculturas contemporáneas de los jardines de LaM... Después, haz una pausa en un auténtico estaminet, uno de los bistrós locales donde podrás degustar mejillones con queso maroilles acompañados de una cerveza local. Lille te conquistará.

Lo más destacado de Lille

Lille es, por supuesto, la cuna de la famosa Braderie, que se celebra cada otoño. Pero es mucho más: un patrimonio arquitectónico y cultural excepcional, lugares acogedores para vivir, un ambiente cálido y deliciosas especialidades. Visitar Lille es ante todo una experiencia rica en emociones.

Barrios de Lille para visitar

Pasear por las callejuelas del casco antiguo de Lille. Calles adoquinadas, casas de ladrillo rojo y piedra, arquitectura flamenca: el barrio de Vieux-Lille rebosa encanto. Con sus innumerables fachadas de detalles delicados o exuberantes y sus edificios que abarcan desde la Edad Media hasta el siglo XXI, este barrio se presta siempre a un grato paseo. Además, este corazón histórico de la ciudad es un lugar muy agradable para vivir, con sus numerosos comercios y sus acogedoras terrazas. No te pierdas: rue de Gand y sus estaminets, rue de Weppes, rue de Pétérinck y Place aux Oignons, rue Esquermoise, rue de la Clef...

Admira la Grand'Place. La Place du Général de Gaulle, como se la conoce, es una inmensa plaza en el corazón de la ciudad, con una enorme fuente y una impresionante columna coronada por la diosa del fuego, así como numerosos monumentos que atestiguan el rico pasado de la ciudad. Aquí podrás admirar una gran variedad de estilos arquitectónicos: la imponente Vieille Bourse, de estilo renacentista, la arquitectura flamenca del rang du Beauregard y el Théâtre du Nord, de estilo francés. Lo que hay que hacer: sentarse en una terraza y disfrutar de una cerveza local mientras se contempla la plaza.

Calle de Béthune. Es la calle comercial de visita obligada de Lille, donde se han instalado todas las grandes marcas. El carácter peatonal de la calle hace que sea una delicia pasear por ella. Una vez hechas las compras, hay dos opciones para reponerse de las emociones: ir corriendo a uno de los dos cines o regalarse un buen gofre de Lieja en uno de los numerosos puestos instalados a lo largo de esta calle.

Monumentos por descubrir

Campanario del Ayuntamiento. Construido en el periodo de entreguerras, el Ayuntamiento de Lille adopta la arquitectura tradicional flamenca, al tiempo que utiliza un material decididamente moderno: el hormigón armado. Su campanario destaca también por su impresionante altura de 104 metros, que lo convierte en el más alto del mundo y en Patrimonio Mundial de la UNESCO. No sólo es un símbolo de libertad, sino también un hito importante de la ciudad. Importante saber que se puede visitar este monumento. Su cima ofrece unas vistas impresionantes de Lille y sus alrededores.

Antigua Bolsa. Construido a mediados del siglo XVII, el edificio de la Vieille Bourse es testigo del rico pasado comercial de la ciudad. Se construyó en respuesta a la petición de los ricos comerciantes de Lille de contar con una bolsa de valores. La petición fue aceptada, pero debía cumplir un estricto pliego de condiciones: el edificio debía constar de 24 casas privadas organizadas en torno a un patio interior, incluida una galería. El resultado es aún hoy visible, decorado con ricas guirnaldas, frutas, cariátides y leones. El patio es lugar de encuentro de libreros y jugadores de ajedrez.

El Palacio de Bellas Artes. Ubicado en un magnífico palacio del siglo XIX, el Museo de Bellas Artes de Lille se alza en la plaza de la República. Con una de las más ricas colecciones de arte europeo, es uno de los mejores museos de Francia. Alberga numerosas obras de artistas famosos, como Delacroix, Courbet, Rubens, Goya...

La Ciudadela. Construida por Vauban por orden de Luis XIV, la Ciudadela de Lille tiene forma de estrella, rodeada de cinco bastiones. Su finalidad era proteger la ciudad tras recuperarla de los españoles. Hoy en día, el parque es uno de los lugares preferidos de Lille para pasear, pero el edificio sigue albergando una base militar en activo.

Hospicio de la Condesa. Construido en el siglo XIII a petición de la condesa Jeanne de Flandre, este antiguo hospital se conserva en muy buen estado. Dentro de lo que ahora es un museo, los visitantes pueden pasear por la sala de pacientes y la capilla, descubrir el mobiliario de época y explorar el jardín medicinal.

LaM, museo de arte moderno, arte contemporáneo y art brut. Situado en Villeneuve d'Ascq, en el corazón de Lille Metropole, el LaM está enclavado en el corazón de un frondoso jardín. Su misión es ofrecer un amplio panorama de la creación artística de los siglos XX y XXI. En más de 4.000 m² de espacio se exponen más de 8.000 obras de artistas, entre ellos algunos de los más grandes del mundo: Fernand Léger, George Braque, Pablo Picasso, Joan Miró, Paul Klee, Modigliani, Daniel Buren... El parque también alberga esculturas monumentales de varios artistas, entre ellos Alexander Calder.

Parque de los Mosaicos. Situado a orillas del Deûle, este inmenso parque de 23 hectáreas (con categoría de Jardín Excepcional) está compuesto por 10 jardines temáticos que llevan a los visitantes por un viaje alrededor del mundo. Animales, juegos y otras sorpresas lo convierten en un lugar especialmente atractivo para descubrir en familia.

Experiencias que no debes perderte en Lille

Lille se descubre a través de sus monumentos y lugares emblemáticos, pero también a través de experiencias que te permitirán acercarte al modo de vida lilés. He aquí algunas sugerencias para visitar Lille fuera de los caminos trillados.

Mercado de Wazemmes. Para conocer a fondo el ADN de Lille, visita el mercado de Wazemmes. Instalado los martes, jueves y domingos en la plaza de la Nouvelle Aventure, este gran y colorido mercado con cerca de 400 puestos ofrece una amplia selección de productos, desde los más tradicionales (tiendas de alimentación, ropa, horticultura) hasta los más insólitos. Se acude a él, por supuesto, para abastecerse de productos locales, especialidades de los cuatro puntos cardinales y baratijas variadas, pero también para saborear su ambiente acogedor y multicultural y su calor contagioso.

Visitar lugares rehabilitados

Lille fue una región muy industrial en el siglo XIX, y ha demostrado una gran creatividad al optar por rehabilitar estos antiguos centros de producción como lugares culturales. Es una opción que ha resultado fructífera, ya que la ciudad fue designada Capital Europea de la Cultura en 2004. Desde entonces, Lille y sus alrededores se han convertido en un hervidero cultural gracias a los numerosos lugares y proyectos dedicados a las artes. 

Lugares de interés:

Le Tripostal: antiguo centro de clasificación de correo, este almacén ha sido rehabilitado para acoger exposiciones y espectáculos de arte contemporáneo.
Las Maisons Folie de Wazemmes y Moulins: antiguas fábricas de hilados, transformadas en lugares de cultura popular.
Gare Saint-Sauveur: antigua estación de mercancías, hoy alberga una sala de exposiciones, un cine y un bar. Uno de los lugares culturales más importantes de Lille.

Alrededores de Lille: 

La piscina de Roubaix: El área metropolitana de Lille engloba otras ciudades, entre ellas Roubaix, que también se ha volcado con éxito en la promoción de lugares culturales. Uno de los mejores ejemplos de este éxito es la renovación de la antigua piscina municipal Art Déco de la ciudad en un museo de renombre internacional. No sólo el edificio, una auténtica joya arquitectónica, sino también sus vastas colecciones de pintura, escultura, dibujo, cerámica y textiles.

Lille, bares y estaminets, todo un arte de vivir

Es imposible visitar Lille sin pasar por uno de sus bares o estaminets (restaurantes típicos de la región). En ellos podrás disfrutar de cervezas locales, cócteles exóticos o especialidades locales, pero apreciarás especialmente el ambiente acogedor y la alegría de vivir tanto de los profesionales como de los comensales de Lille. Estos locales son muy populares durante todo el año, pero aún más durante la Braderie de Lille.

Especialidades culinarias de Lille

Descubre la diversidad de la gastronomía de Lille, heredada de las influencias de los diferentes países que han reinado aquí. He aquí una selección de las especialidades más famosas de Lille.

Maroilles y Maroilles Flamiche: queso de olor y sabor muy intensos, es el emblema culinario de la región Nord. Se presta especialmente bien a gratinados y tartas, entre ellas la famosa flamiche, una tarta fina rellena de nata, cuyo sabor puede realzarse con Maroilles fundido.
Galés: plato esencial de la gastronomía flamenca, el galés consiste en una rebanada de pan mojada en cerveza, cubierta de jamón y queso cheddar gratinado. También se le puede añadir un huevo frito. Bastante calórico, pero muy reconfortante.
Waterzoii: a medio camino entre una sopa y un estofado, este plato de origen holandés consiste en pollo cocido a fuego lento con verduras, servido con un caldo de limón y nata.
Potjevleesch: elaborado con cuatro variedades de carne (conejo, ave, ternera, cerdo) marinadas en cerveza o vino blanco, el Potch se cuece durante mucho tiempo en una terrina. Este plato se sirve frío, en gelatina.
Las patatas fritas: plato elevado a la categoría de arte, la frite lilloise puede ser un plato en sí mismo. Puede comprarlas en una de las innumerables «baraques à frites» de la ciudad, y comerlas como si fueran dulces.
Mejillones: uno de los grandes clásicos de Lille, se comen con patatas fritas, sobre todo durante el mercadillo de Lille.

¿Te apetece algo dulce?

La cramique: bollos de brioche espolvoreados con perlas de azúcar, a menudo con pasas o trocitos de chocolate.
Le merveilleux: este pastel belga se compone de dos merengues con una gruesa capa de nata montada en medio. Se corona con virutas de chocolate y una cereza.

La cerveza es, por supuesto, la bebida preferida. Hay una gran variedad de cervezas, todas elaboradas con pasión por cerveceros locales. Y para terminar la comida, se puede experimentar con licores como el enebro o la chuchemourette. En cualquier caso, bebe con moderación.

Más ideas de estancia

Elegir filtros