Qué hacer en Loira Atlántico

Inspiración

Loira AtlánticoCicloturismoCultura & PatrimonioNaturaleza & Actividades al aire libre

De zoutpannen van Guérande bij La Baule, in de Atlantische Loirestreek.
© A. Lamoureux / Pays de la Loire - De zoutpannen van Guérande bij La Baule, in de Atlantische Loirestreek.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 5 junio 2023

Azul y verde... Si hicieran falta dos colores para describir y contar la historia de la región Loira Atlántico, serían éstos. Azul por el Océano Atlántico, los 450 km de costa salpicados de bahías, playas de arena blanca y calas secretas, pequeños puertos y encantadoras estaciones balnearias. Verde por el Valle del Loira, la hermosa campiña salpicada de castillos y notables abadías, ciclovías y viñedos a las puertas de ciudades famosas por su apacible estilo de vida. Estas son sólo algunas de las formas de disfrutar de una escapada original en Loira Atlántico.

Las visitas que no te puedes perder en Loira Atlántico

En Pornic, en la Costa de Jade, en la región de Loira Atlántico, podrás reponer fuerzas paseando por el sendero de los aduaneros, descubriendo los caladeros y haciendo una pausa de bienestar en el centro de talasoterapia.
© F.Makhlouf / Destination Côte Atlantique - En Pornic, en la Costa de Jade, en la región de Loira Atlántico, podrás reponer fuerzas paseando por el sendero de los aduaneros, descubriendo los caladeros y haciendo una pausa de bienestar en el centro de talasoterapia.

En la costa atlántica


La Baule

Al norte del estuario del Loira, la estación balnearia más famosa de Loira Atlántico es famosa por sus grandes hoteles y sus centros de talasoterapia. La Baule, que se extiende a lo largo de 9 km de playa de arena fina perfectamente circular, también forma parte del selecto club de las Bahías más Bellas del Mundo. Detrás de su paseo marítimo, las villas Art Déco y Belle Epoque ofrecen un delicioso viaje a través del tiempo, bajo pinos centenarios. La Baule es la puerta de entrada al Parque Natural Regional de Brière y a las marismas de Guérande, a tan sólo 3 horas de París en TGV.

Le Croisic y su Océarium

A dos pasos de La Baule y Guérande, en una península con espectaculares vistas al océano Atlántico y a la Côte Sauvage, Le Croisic es un pequeño puerto pesquero convertido en estación balnearia. Popular por sus playas -Saint-Goustan, Port-Lin y Castouillet- y sus deportes náuticos, Le Croisic también es famoso por su Océarium en forma de estrella de mar, que alberga las maravillas del fondo marino. Divertida y didáctica, la visita es ideal para toda la familia.

Saint-Nazaire y Escal'Atlantic

La cuna de los prestigiosos astilleros Atlantic es una ciudad portuaria que se abre al estuario del Loira. A lo largo del sendero del litoral hay numerosas estaciones balnearias, como la playa de Monsieur Hulot en Saint-Marc-sur-Mer, en referencia a la película de Jacques Tati. En Saint-Nazaire también puedes visitar Escal'Atlantic, una atracción única en Europa, instalada en la antigua base de submarinos y dedicada a los transatlánticos. Exposiciones multimedia, películas de archivo y más de 200 objetos de colección sumergen al visitante en la aventura de las grandes travesías transatlánticas.

Pornic y la Costa de Jade

De Saint-Brévin-les-Pins a Moutiers en Retz pasando por Pornic, la Costa de Jade es un conjunto de playas y calas doradas. Siguiendo el sendero de los aduaneros, te encontrarás con coquetos puertos, bonitas casas familiares y algunos pescadores sobre pilotes muy fotogénicos. Con su castillo encaramado, el de Gilles de Rais (Barba Azul), dominando su puerto deportivo, Pornic combina el encanto de una ciudad medieval con el de una animada estación balnearia familiar durante todo el año.

Noirmoutier y la isla de Yeu, perlas de la Vendée

Fuera de la costa de Vendée, las islas de Yeu y Noirmoutier son dos de las joyas naturales de la región de Loira Atlántico. Paisajes salvajes, escapadas gastronómicas, observación de la flora y fauna locales, visitas a talleres y galerías de arte, encuentros con productores de sal... Los espacios naturales preservados y un saber hacer excepcional se descubren mejor en bicicleta o a pie. ¡Evasión garantizada! 

Les Sables d'Olonne

Cada cuatro años, la estación balnearia de Les Sables d'Olonne, en Vendée, vive al ritmo de los regatistas de la Vendée Globe, la mayor vuelta al mundo a vela en solitario, sin escalas ni asistencia. Mientras esperamos la edición de 2024, podemos sumergirnos en el ambiente marino paseando por el paseo marítimo del Remblai y a lo largo del canal, o descubriendo el pueblo pesquero de La Chaume, con sus casas de colores...

Otras estaciones balnearias

Entre las demás estaciones balnearias de la costa de Vendée que podrás descubrir durante tus vacaciones en Loira Atlántico se encuentran Saint-Jean-de-Monts, con sus 9 kilómetros de playas perfectas para hacer castillos de arena, La Tranche-sur-Mer por sus actividades náuticas, especialmente el surf, y Saint-Gilles-Croix-de-Vie, famosa por sus sardinas.

En el Valle del Loira


Fontevraud y su Museo de Arte Moderno

En Fontevraud, ¡tienes una cita con 900 años de Historia! En el corazón del Valle del Loira, Patrimonio Mundial de la UNESCO, la Abadía Real de Fontevraud es la mayor ciudad monástica heredada de la Edad Media. Alberga las últimas moradas de Leonor de Aquitania, Enrique II Plantagenet y Ricardo Corazón de León, pero también es un animado centro cultural, más aún desde 2021 y la apertura de un fabuloso Museo de Arte Moderno. Cerca de 900 obras de la colección privada del matrimonio Cligman se han instalado en este marco excepcional. Toulouse-Lautrec, Degas, de Vlaminck, van Dongen, Derain, Buffet, Delaunay... y muchos otros cohabitan con objetos de arte de África, Asia, Oceanía y América... Una audaz yuxtaposición para una experiencia visual única y fascinante. - 5 buenas razones para visitar la Abadía Real de Fontevraud

En la ciudad


Nantes y sus extraordinarias máquinas

En la antigua ciudad de los duques de Bretaña, hoy capital de la región de Loira Atlántico, basta con seguir la línea verde trazada en el suelo para emprender un viaje extraordinario. A lo largo de un trazado lúdico y artístico, podrás descubrir los lugares imprescindibles y los tesoros poco conocidos de Nantes en unas sesenta escalas, durante todo el año y a tu ritmo. Hay un hermoso castillo, un fascinante museo de arte, un antiguo barrio medieval, el elegante Passage Pommeraye y también un gigantesco elefante mecánico, un Carrousel des Mondes Marins y algunas máquinas extraordinarias. A orillas del Loira, también hay un animado Hangar à Bananes con cafés y galerías de moda y, en la orilla izquierda, Trentemoult, un encantador pueblo de pescadores con calles serpenteantes y casas de colores, accesible en Navibus. - El Viaje a Nantes es todo el año

Angers y Terra Botanica

La capital de Anjou encarna el estilo de vida apacible, con sus hermosas casas con entramado de madera, sus calles peatonales adoquinadas, su gran castillo medieval construido por el rey René y las tranquilas orillas del río Maine, amenizadas por guinguettes cuando hace buen tiempo. En el plano cultural, el Museo de Bellas Artes, la Galería David d'Angers y sus esculturas gigantes, el Museo de Historia Natural y, sobre todo, el suntuoso Museo Jean Lurçat y el Museo de la Tapicería Contemporánea, en el barrio medieval de la Doutre, harán las delicias de los amantes del patrimonio, antes de adentrarse en el mundo de las plantas en Terra Botanica, un parque temático único en Europa, donde podrás conocer la historia y la vida de las plantas mientras te diviertes.

Saumur y su Cadre Noir

Alrededor de la plaza Saint-Pierre, el casco antiguo de Saumur conserva sus casas con entramado de madera, sus mansiones privadas y sus calles adoquinadas... La Montée du Fort conduce directamente al castillo y a su magnífica vista panorámica sobre el Loira desde el mirador. La Perla de Anjou, sus laderas salpicadas de viñedos y sus acogedoras bodegas también son ideales para descubrirlas siguiendo el itinerario La Loire à Vélo hasta Montsoreau, a dos pasos de la Abadía Real de Fontevraud, y después hasta Candes Saint-Martin y su magnífica colegiata. Los aficionados a la equitación no querrán perderse las galas del famoso Cadre Noir de Saumur, antiguo picadero militar que se ha convertido en la quintaesencia del arte ecuestre.

Cholet y el Parque Oriental de Maulévrier

La visita al Museo Textil y de la Moda y al Museo de Arte e Historia de Cholet, en la capital del pañuelo, es obligada. ¿Buscas algo exótico? Un paseo por el Parque Oriental de Maulévrier, el parque japonés más grande de Europa, te hará cambiar de aires: templos y estatuas jemeres, pagodas y farolillos, puentes de madera y cascadas, árboles pulcramente recortados y más de 400 especies de plantas cuidadas con esmero, todo destila serenidad. En primavera, cuando las azaleas estallan en color y los cerezos florecen, es una delicia.

Le Mans

La ciudad de las 24 horas de Le Mans, la carrera automovilística de resistencia más famosa del mundo que celebra su centenario en 2023, es también una ciudad histórica con un patrimonio notable. Enclavada entre murallas romanas en torno a la catedral de Saint-Julien, una de las más grandes de Francia, la ciudad Plantagenet transporta a los visitantes a la Edad Media, con sus casas de entramado de madera, sus calles estrechas, sus patios y sus pasajes adoquinados. Todos los veranos y en Navidad, la Nuit des Chimères (Noche de las Quimeras) ofrece una visita nocturna gratuita con proyecciones e iluminaciones que magnifican estos monumentos excepcionales.

Laval

Tras las murallas de la ciudad medieval, en una ladera que domina la Mayenne, el Vieux Château de Laval alberga una selva de lo más exótica dentro del Museo de Arte Naïf y de las Artes Singulares (MANAS). En estos dos lugares venerables reina Douanier Rousseau, pintor nacido en Laval cuya obra colorista y cándida celebra alegremente la naturaleza. Laval también alberga otra curiosidad: la Cité du Lait-Lactopôle André Besnier, un museo donde podrás descubrir todo sobre la leche, su producción, sus tradiciones y sus oficios a través de más de 4.000 objetos expuestos, con actividades y talleres a tamaño real.

Y también...


Le Parc naturel régional de Brière et le Marais Poitevin

Agua, agua y un laberinto de canales. La segunda marisma más grande de Francia después de la Camarga, el parque natural regional de Brière es una joya natural en la región de Loira Atlántico, a tiro de piedra de La Baule y Saint Nazaire. Rodeado por los pueblecitos de Kerhinet y Saint-Joachim, alberga la mayor concentración de aguiluchos y garzas reales de Francia, que se pueden contemplar a pie, en bicicleta, en barcaza o en coche de caballos. En el sur de Vendée, el Marais Poitevin también se puede recorrer en barco tradicional o a pie a la sombra de los fresnos. Tierra de tradiciones ancestrales, alberga las abadías milenarias de Nieul-sur-l'Autise y Maillezais. 

Clisson y La Garenne Lemot cerca de Nantes

Un cierto aire de Toscana en el corazón de los viñedos de Nantes, cuna del Muscadet. A tan sólo 30 km de Nantes, Clisson posee todo el encanto de una bella ciudad transalpina, con sus grandes casas de ladrillo rosa, su campanario cuadrado coronado de tejas ocres, sus jardines con cipreses y pinos piñoneros... Alrededor del antiguo castillo medieval o cerca, en el gran parque bucólico de la finca de la Garenne Lemot, se disfruta en vacaciones de un modo de vida apacible. Podrás saborearlo retrocediendo en el tiempo cada verano para disfrutar de las coloridas fiestas, espectáculos y animaciones.

El Valle del Loir

Surgiendo en el centro de Francia, el río Loir también serpentea por Loira Atlántico, entre Sarthe y Maine-et-Loire. Hermano pequeño del valle del Loira, 40 km más al Sur, su suave valle es un secreto bien guardado, con senderos y rutas ciclistas para explorar el bosque de Bercé, uno de los más bellos de Francia, notable por sus robles centenarios, el imponente castillo de Lude, el primero de los castillos del Loira al Norte, y La Flèche y su zoo, parque de animales emblemático de Loira Atlántico, al igual que el Bioparc de Doué-la-Fontaine en Anjou.

Sainte-Suzanne en Mayenne

En el bocage de Mayenne, entre Laval y Le Mans, Sainte-Suzanne es uno de los Pueblos más Bonitos de Francia, una pequeña ciudad medieval encaramada a un peñasco rocoso. Aferrada a su castillo fortificado, su torre del homenaje y sus murallas, ofrece una espléndida vista de la apacible campiña circundante. En el castillo y su vivienda del siglo XVII, el Centre d'Interprétation de l'Architecture et du Patrimoine (Centro de Interpretación de la Arquitectura y el Patrimonio) ofrece a los visitantes una visión de las muchas facetas del patrimonio local, mientras que el Musée de l'auditoire cuenta la historia de 3.000 años de historia con una gran cantidad de maquetas y objetos, incluyendo la armadura más antigua de Francia que data de la Guerra de los Cien Años.

El Grand Parc du Puy du Fou y el Historial de la Vendée

Elegido como el mejor parque de atracciones del mundo, el Puy du Fou ofrece juegos de circo, ataques vikingos, justas entre caballeros y mosqueteros, vuelos de aves rapaces... con coloridos espectáculos y escenografías, entre las que destaca la grandiosa Cinéscénie, que da vida a 700 años de historia. Para completar la iniciación a la historia, visita el Historial de la Vendée, un museo perfectamente integrado en el paisaje bajo su cubierta verde, que recorre 3.000 años de historia local en Les Lucs-sur-Boulogne.

Experiencias ineludibles en Loira Atlántico

M. Chaigneau / CRT Pays de la Loire
© M. Chaigneau / CRT Pays de la Loire

Resumiendo...


Ciclismo por Loira Atlántico

Con más de 3.400 km de rutas ciclistas señalizadas, Loira Atlántico es un destino ideal para ciclistas y turistas. En la encrucijada de La Loire à Vélo, La Vélodyssée y La Vélo Francette, la región es una delicia para los amantes del ciclismo. Entre la Costa Atlántica, Valle del Loira, viñedos y un patrimonio notable, la red de rutas ciclistas, carriles verdes, ciclovías y carreteras poco transitadas facilita la evasión. ¿Una de nuestras favoritas? Las encantadoras islitas del Loira, como Béhuard y Chalonnes (parte del Valle del Loira, Patrimonio Mundial de la UNESCO), que puedes recorrer en bicicleta con La Loire à Vélo.

Probar los sabores locales

Sal de las salinas de Guérande o Noirmoutier, ostras de la Vendée Atlantique, fouace de Anjou, sardinas de Saint-Gilles-Croix-de-Vie, quesos de Mayenne, sin olvidar la tarta de Nantes y el Crémet ligero... La gastronomía es imprescindible en Loira Atlántico.

Degustar la vida de los castillos

Loira Atlántico es tierra de castillos. Puedes visitarlos a lo largo del Loira, en plena naturaleza (Castillo de Clisson, Castillo de Houdon, Castillo de Tiffauges conocido como Barbe Bleue o Castillo de Serrant), en las ciudades (Castillo de Nantes, Angers, Saumur, Laval, Montsoreau, etc.) e incluso habitados (Castillo del Lude, Castillo de Brézé, Castillo de Brissac, etc.). Es un gran libro de historia que debe complementarse con una visita a los bellos Logis de Vendée, como Chaligny o La Chabotterie.

Una pausa para disfrutar de la talosetarapia en la costa atlántica

En Loire-Atlantique y Vendée, en Pornic, La Baule, Saint-Jean de Monts o Les Sables d'Olonne, la región de Loira Atlántico ofrece escapadas de bienestar en centros de talasoterapia que ofrecen calidad y confort para disfrutar de los beneficios del océano Atlántico.

En la Costa Atlántica


Descubre las salinas de la península de Guérande

Tesoro de biodiversidad, las salinas, calificadas de "Lugar de Sabor Notable", son el orgullo de la región de Loira Atlántico. Cerca de la pequeña ciudad medieval de Guérande, el acceso a las salinas está controlado por salineros y asociaciones que organizan visitas y demostraciones de recolección de sal. Es la ocasión de descubrir un saber hacer ancestral y degustar la famosa flor de sal (fina capa de cristales que se forma en la superficie del agua) con la que les encanta cocinar a los grandes chefs.

Dormir en una pesquería de la Costa de Jade

De Saint Brevin-Les-Pins a Moutiers-en-Retz, a lo largo de la Costa de Jade, las pesquerías forman parte del paisaje de la costa de Loira Atlántico. Encaramadas sobre pilotes, con su gran carrelet (red de pesca) como mascarón de proa, estas cabañas de madera son como barcos inmóviles que se asoman al océano con la marea alta. Se alquilan por días o fines de semana para salidas de pesca y noches mecidas con el rumor de las olas.

Asistir a la Fiesta de la Sardina en Saint-Gilles-Croix-de-Vie, Vendée

La sardina de Croix-de-Vie es el emblema de la región de Saint-Gilles-Croix-de-Vie, en Vendée. Se puede degustar en el puerto pesquero de la pequeña estación balnearia o en el Atelier de la Sardine. Cada año, toda la región de Saint-Gilles celebra la llegada de las sardinas: es el Printemps de la Sardine, una auténtica fiesta salpicada de cantos marineros, talleres, degustaciones... Una buena idea: sigue el Chemin de la Sardine, un itinerario señalizado para recorrer a pie y descubrir Saint-Gilles-Croix-de-Vie de forma lúdica.

Pedalear por la Costa de Vendée

La costa sur de Vendée ofrece paisajes fascinantes entre tierra y mar, lagunas salvajes y largas extensiones de arena dorada. Un pedaleo por la Vélodyssée entre La Faute-sur-Mer y La Tranche-sur-Mer (también conocida por los surfistas por sus famosos spots) permite fundirse suavemente en estos tonos azules, amarillos y verdes.

Degustar la ostra de Bourgneuf

Menos conocida que la de Cancale en Bretaña, la Marennes en Oléron o la de la Bahía de Arcachon, la ostra de la Bahía de Bourgneuf es apreciada por los aficionados. Para degustar en el corazón de la bahía ostrícola, a lo largo de las costas de Loira Atlántico, por ejemplo en el pequeño puerto de Collet o el de Brochets, en Bouin, donde los bares ostrícolas invitan a detenerse y disfrutar de la brisa marina.

Cruzar el Gois y cenar en un restaurante 3 estrellas Michelin en Noirmoutier

Para llegar a la isla de Noirmoutier, en Vendée, basta con cruzar el puente. Pero también puedes tomar el paso de Gois, una calzada sumergible de 4,5 kilómetros de largo, sumergida en marea alta y transitable en marea baja sólo durante unas horas al día. Una auténtica aventura que puede celebrarse después con una comida gastronómica en La Marine. El restaurante del chef Alexandre Couillon, situado en el puerto de Herbaudière, en la punta de la isla, ha sido galardonado con una 3ª estrella Michelin en 2023.

En las ciudades


Domar una máquina de la isla en Nantes

¡Súbete a lomos de un gigantesco elefante mecánico de 12 m de altura, explora el Carrousel des Mondes Marins o pasea por una galería que alberga animales gigantes imaginarios! Las asombrosas creaciones mecánicas de Machines de l'île en Nantes encantan a grandes y pequeños, cruzando los mundos de Julio Verne y Leonardo da Vinci

En el Valle del Loira


Remontar el Loira entre Nantes y Saint-Brevin-les-Pins hasta el estuario

Con obras de arte como balizas (Le Pendule, Los Colonos, las salas de artistas del Château du Pé, Misconceivable, el Jardín de las Estrellas...) y una llegada a la Pointe de Mindin frente a la Serpiente de Océano en Saint Brévin, este paseo te trasladará a un mundo fantástico. Esta hermosa ruta ciclista (de unos 50 kilómetros) es fácil de realizar en familia. Está totalmente señalizada desde Nantes hasta Saint-Brevin-les-Pins y sigue la ruta común de La Loire à Vélo / La Vélodyssée.

Navegar por el río Loira en una toue cabanée

¿Quieres iniciarte en el mundo de la navegación por el río real? ¡Sube a bordo de una toue! Esta pequeña embarcación de pesca de fondo plano, típica de la marina del Loira, puede se puede cabañear, lo que la hace habitable para realizar cómodos cruceros, por ejemplo desde Le Thoureil, un pequeño y encantador puerto del Loira con sus antiguas casas de barqueros.

Seguir las Rutas de los Vinos del Valle del Loira

En bicicleta, a pie o por el agua, hay muchas formas de explorar las riquezas enoturísticas de Loira Atlántico. Un total de 17 itinerarios y circuitos te permitirán conocer a los viticultores y descubrir sus viñedos, mientras te tomas el tiempo de degustar (con moderación) las diferentes añadas: Muscadet, Saumur, Savenière, Jasnières... De los viñedos de Nantes a las carreteras de la Vendée, pasando por el Vallée du Loir y los viñedos de Anjou Saumur, en el vino están presentes toda la gama de colores de Loira Atlántico.

En modo Troglo en Samur

La región de Saumur posee el mayor patrimonio troglodita del mundo. Para experimentar la vida en las cavernas, ven a Turquant, entre Saumur y Montsoreau. Bordeado por un impresionante acantilado de piedra toba blanca, el pueblo se ha expandido a lo largo de los siglos excavando decenas de cuevas. Hoy se puede hacer de todo en estos troglos restaurados: visitar una antigua fábrica de "pommes tapées du Val de Loire" donde antaño se secaba la fruta, comer en un restaurante, comprar en una tienda de Oficios de arte, tomar una copa en el Bistroglo, alojarse en un hotel o bed and breakfast, e incluso participar en una cata de vinos en una antigua logia señorial excavada en la piedra.

y además...


Escala los Alpes... en la Sarthe

No hace falta ponerse los crampones para escalar los Alpes... en Manche: en este inesperado paraje entre Sarthe y Mayenne, ¡la altitud no supera los 220 m! Esta "pequeña Suiza" esconde pueblos adorables como Fresnay-sur-Sarthe y Saint-Pierre-des-Nids, donde el mirador del cañón de Toyères ofrece impresionantes vistas panorámicas de las gargantas del Sarthe y sus majestuosos meandros. Un día de pesca, un bucólico paseo a pie, una salida en bicicleta de montaña o un paseo por el río en canoa o kayak... En este entorno verde, ¡podrás tomarte un respiro y respirar profundamente!

Haz un crucero en barco eléctrico por el Mayenne

Podrás seguir el río Mayenne y sus bucólicas orillas pedaleando por el itinerario Vélo Francette. También puedes jugar a ser marinero de agua dulce realizando un crucero fluvial entre Laval y la bella ciudad medieval de Château-Gontier. Un barco eléctrico (no se necesita tener licencia) permite disfrutar de un viaje tranquilo y sin esfuerzo.

Un viaje en el tiempo en Jublains en Mayenne

Consejo para los apasionados de la Galia y el Imperio Romano: es imprescindible una visita a la ciudad galo-romana de Jublains en Mayenne. El yacimiento arqueológico de la antigua ciudad de Noviodunum cuenta con un impresionante conjunto monumental que incluye termas, un teatro y un templo, así como una fortaleza militar única.

Observación de aves en el valle del Erdre

A orillas de este río, que Francisco I calificó como el más bello de Francia, elegantes castillos del siglo XVIII, casas solariegas y mansiones se funden con el paisaje. Aquí y allá, garzas y garcetas posan. Desde Nantes, puedes explorar la zona a bordo de un barco panorámico, una canoa eléctrica o una piragua, a pie o en bicicleta. Nada te impide desviarte hacia el canal Nantes-Brest en Nort-sur-Erdre. Aquí, varias casitas de escluseros ofrecen alojamiento y comida y una acogida cordial. El ambiente está garantizado cada septiembre durante el Rendez-vous de l'Erdre, un festival que combina jazz y navegación de recreo. 

Familiarizarse con el canto gregoriano

Para apreciar la excepcional pureza del canto gregoriano, la abadía de Solesmes, en Sablé-sur-Sarthe, abre sus oficios al público algunos domingos. Es una experiencia sensorial que no debes perderte en un lugar de extraordinaria espiritualidad, con sus famosos santos esculpidos. La región de Loira Atlántico cuenta con unas sesenta abadías, entre las que se encuentran otras joyas: Abadía Real de Fontevraud, Abadía de Epau cerca de Le Mans, Notre-Dame du Port Salut en Mayenne, Maillezais y sus deslumbrantes ruinas en Vendée y la Abadía de Sainte-Croix en Les Sables d'Olonne, sede del MASC, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo.

Por Pascale Filliâtre

Periodista y viajera.

A menudo, he ido hasta la otra punta del planeta para encontrar lo que Francia nos ofrece… justo al lado. filliatre.pascale@orange.fr

Ver más