Descubre las playas más bonitas del Loira Atlántico, por Natigana

Inspiración

Loira AtlánticoValle del LoiraNaturaleza & Actividades al aire libre

Pequeñas casas sobre pilotes llamadas "pêcheries".
© Natigana - Pequeñas casas sobre pilotes llamadas "pêcheries".

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 29 julio 2022

Cuando me preguntan qué es lo que realmente importa para mí, siempre digo que son las pequeñas cosas. Por ejemplo, un paseo por la playa, una brisa de aire fresco frente al mar o un picnic al atardecer.

La Baule, en Loira Atlántico.
© Natigana - La Baule, en Loira Atlántico.

El litoral de La Baule y su sendero GR34 son de los más bellos de la región. Recomendamos especialmente un paseo por la Côte sauvage. La ruta atraviesa innumerables calas y paisajes naturales, te hará desear ser propietario de una de esas encantadoras casas de playa...

Navegando en catamarán a lo largo de la costa de Saint-Nazaire.
© Natigana - Navegando en catamarán a lo largo de la costa de Saint-Nazaire.

La encantadora ciudad portuaria de Saint-Nazaire está situada un poco al sur de La Baule. Aquí, casi todo gira en torno a los barcos, ya que la ciudad alberga el mayor puerto de la costa atlántica francesa. Por lo tanto, merece la pena visitar Saint-Nazaire desde el mar. En un catamarán por la costa, no sólo podrás admirar el puerto y la ciudad de Saint-Nazaire, sino también muchas calas idílicas y varios faros.

Pêcheries, en Saint-Nazaire.
© Natigana - Pêcheries, en Saint-Nazaire.

Y eso no es todo: si exploras la costa a pie, podrás descubrir las pequeñas casas sobre pilotes llamadas "pêcheries". El litoral de Loira Atlantico sigue estando lleno de lugares donde se pueden encontrar estas cabañas de pescadores conectadas a tierra firme por un pequeño embarcadero. Algunos lugareños todavía las utilizan para pescar: con la gran red colgada frente a la puerta de su cabaña, pueden capturar peces, pero también mariscos en aguas casi siempre poco profundas.

Cala cerca de Saint-Nazaire.
© Natigana - Cala cerca de Saint-Nazaire.

En Saint-Nazaire, te recomendamos también un paseo por el sendero GR34 que bordea la costa, también conocido como Sentier des douaniers. Empieza por la playa de Saint-Marc-sur-Mer en dirección a Pornichet, ya que la ruta ofrece algunas de las vistas más espectaculares del océano Atlántico en la región. Unos pequeños escalones permiten acceder a las encantadoras calas que bordean el camino.

Carro a vela, en la base de deportes acuáticos de Saint-Brevin.
© Natigana - Carro a vela, en la base de deportes acuáticos de Saint-Brevin.

A través del famoso puente de Saint-Nazaire, nos dirigimos al sur hacia la costa de Saint-Brevin. Aquí, todo gira en torno a los deportes acuáticos, ya sea el kitesurf, el windsurf o el carro a vela, lo que hace felices a jóvenes y mayores, sea cual sea su nivel. Por ejemplo, puedes reservar una clase de carro a vela de una hora en el centro de deportes acuáticos de Saint-Brevin. No hace falta experiencia previa: es muy sencillo y te divertirás mucho. La playa de un kilómetro de ancho es ideal para practicar este deporte.

Paseando en bicicleta por Pornic, por la ruta ciclista Vélodyssée.
© Natigana - Paseando en bicicleta por Pornic, por la ruta ciclista Vélodyssée.

Un poco más al sur de Saint-Brevin se encuentra la encantadora ciudad portuaria de Pornic. Lo ideal es alquilar una bicicleta eléctrica y recorrer el ruta ciclista Vélodyssée a lo largo de la costa desde Pornic hasta Les Moutiers-en-Retz. Esta ruta forma parte de EuroVelo 1, una ruta ciclista que se extiende a lo largo de más de 1.200 kilómetros por el Atlántico. Atraviesa encantadores pueblecitos y pasa por magníficas playas, especialmente las de La Bernerie-en-Retz y Les Moutiers-en-Retz, que bien merecen una parada en bicicleta. Descubrirás magníficas bahías rodeadas de enormes rocas. No te pierdas las antiguas salinas situadas en el corazón de una reserva natural que alberga una gran variedad de aves. También hay algunas cabañas de pescadores poco comunes en la zona, que componen un magnífico decorado, especialmente al atardecer.

Por Natigana

Ver más