Escapadas urbanas por los senderos del litoral

Inspiración

Cultura & PatrimonioNaturaleza & Actividades al aire libre

Wandelen op de kustpaden is de ideale manier om de mooiste kustplaatsen ontdekken.
© ZIklo - Wandelen op de kustpaden is de ideale manier om de mooiste kustplaatsen ontdekken.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 27 agosto 2022

No hay nada mejor que seguir los senderos de la costa para descubrir las ciudades costeras de una manera diferente. Tanto si se trata de una escapada de un día como de una estancia itinerante, se puede caminar por los paseos marítimos desde donde se puede leer la historia de Francia y del turismo costero.

Marsella, un teatro en el Mediterráneo

El mercado de pescado de Marsella, en Provenza.
© Mike Fouque/Adobe Stock - El mercado de pescado de Marsella, en Provenza.

Después de una caminata por el Parque Nacional de las Calanques o por las calas de la Côte Bleue, los senderistas ávidos de cultura pueden concederse un descanso en la ciudad y (re)descubrir Marsella a lo largo del sendero costero. Esta práctica ruta bien balizada comienza a pocos metros del Mucem, el Museo de las Civilizaciones Europeas y Mediterráneas, construido en un antiguo hangar portuario. Justo al lado, la Villa Méditerranée alberga una réplica de la cueva de Cosquer. A continuación, el sendero costero te lleva a rodear el emblemático Puerto Viejo. A primera hora de la mañana, los muelles se llenan de puestos de pesca artesanal, y es el momento de avistar el pescado para preparar la (auténtica) bullabesa y de observar el baile de las embarcaciones tradicionales. El paseo continúa por la cornisa hasta La Madrague, pasando por el Jardin du Pharo y la Plage des Catalans, donde se encuentra el Museo Subacuático. Equipado con gafas de bucear y tuba, podrás explorar los retos para la protección de los mares y océanos en un arrecife artificial.

Sète, la isla singular

Desde el muelle de Saint-Louis, situado en el sendero del litoral, se puede observar el regreso de los arrastreros al puerto de Sète, en Occitania.
© N. Chauveau / OT Archipel de Thau - Desde el muelle de Saint-Louis, situado en el sendero del litoral, se puede observar el regreso de los arrastreros al puerto de Sète, en Occitania.

Por un lado, la laguna de Thau, verdadero mar interior y reserva de la biodiversidad; por otro, el Mediterráneo. Al acercarse a Sète, el sendero costero del Languedoc ofrece diversidad de paisajes hasta el final del muelle del que se considera primer puerto pesquero del sur de Francia, descrito por el escritor e hijo del país Paul Valéry como la isla singular. Desde el muelle de Saint-Louis, se puede observar el desfile de arrastreros y pequeñas embarcaciones que vienen a descargar no menos de diez toneladas de pescado cada día. Cada año, extrañas embarcaciones toman el relevo durante un gran torneo de justas náuticas organizado en honor a la creación del puerto por Luis XIV en 1666. Escenas coloridas inmortalizadas por pintores, como las que se pueden ver en el Museo Paul Valéry, cerca del cementerio marino. A pocos metros, en el sendero costero, el Museo del Mar permite conocer mejor esta tradición centenaria en un espacio dedicado: exposición de trofeos, presentación de héroes y colección de maquetas de barcos.

Niza, los colores de la Costa Azul

En Niza, en la Costa Azul, el sendero del litoral recorre el famoso Paseo de los Ingleses.
© F. Follet / Office de tourisme métropolitain Nice Côte d'Azur - En Niza, en la Costa Azul, el sendero del litoral recorre el famoso Paseo de los Ingleses.

Entre Cap d'Antibes y el puerto de Villefranche-sur-Mer, el sendero costero de la Costa Azul hace escala en Niza, a lo largo del emblemático Promenade des Anglais, bordeado de palmeras. Catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2021, el paseo marítimo más emblemático recorre el Mediterráneo a lo largo de más de 7 km. "La Prom", como se le conoce, está salpicado de obras de arte esculpidas y orientadas hacia el azul intenso del mar: el obelisco de Venet con sus nueve vigas verticales, la réplica de la Estatua de la Libertad de Bartholdi, sin olvidar "La Chaise de Sab" de la artista local Sabine Géraudie, una referencia a las sillas azules instaladas en el paseo donde a la gente le gusta sentarse y admirar los matices de color y los hoteles de la Belle Epoque como el Negresco y su cúpula rosa o el Palacio del Mediterráneo donde se alojó Matisse. El paseo artístico continúa en el Museo de Artes Asiáticas, "una joya del color de la nieve" hecha de hormigón blanco según su arquitecto Kenzo Tange, con formas geométricas inspiradas en la tradición japonesa. En su interior, discretos dorados, bronces patinados y maderas antiguas evocan el espíritu de las culturas asiáticas, desde China hasta la India, pasando por Japón y el sudeste asiático.

Biarritz, el placer de estar en forma

Rumbo a la Terrasse des Phoques del acuario de Biarritz, en el País Vasco, con su vista panorámica sobre el océano Atlántico.
© Biarritz Océan - Rumbo a la Terrasse des Phoques del acuario de Biarritz, en el País Vasco, con su vista panorámica sobre el océano Atlántico.

En Biarritz, en el País vasco, el sendero costero zigzaguea entre rocas, escaleras y pasarelas en pleno centro de la ciudad para mantenerte en forma aprovechando el tiempo para descubrir. Deja que la brisa del mar te guíe. Desde lo alto del faro (¡248 escalones!), el foco de atención se centra en la Grande Plage y en sus tiendas de rayas multicolores que florecen bajo el hôtel du Palais: recientemente renovado, este símbolo del ambiente de la Belle Epoque ha recuperado su antiguo esplendor con su icónico atuendo de Palace. A lo largo del océano, otras joyas jalonan el paseo costero: el puerto de pescadores y sus "crampottes", alegres casetas de pescadores, o el Aquarium. Frente al Rocher de la Vierge, este edificio Art Deco alberga 45 acuarios donde se puede observar el extraño mundo de los océanos, entre bailes de tiburones y comidas de focas. Para profundizar un poco más en los misterios de las olas, dirígete a la Cité de l'Océan, a 5 minutos a pie del sendero: allí podrás conocer a los osos polares, bucear y surfear virtualmente las olas vascas como un profesional.

Les Sables d'Olonne, el viento del litoral

Emblema de Sables d'Olonne, el Pendule marca el inicio del Remblai, el famoso paseo marítimo por el que discurre la ruta costera de la Vendée en la Costa Atlántica.
© A.Lamoureux / Vendée Expansion - Emblema de Sables d'Olonne, el Pendule marca el inicio del Remblai, el famoso paseo marítimo por el que discurre la ruta costera de la Vendée en la Costa Atlántica.

Situado en el sendero costero de Vendée, bien llamada costa de la luz, el pueblo de La Chaume, con sus estrechas calles y sus coloridas casas, es un buen comienzo antes de llegar a Les Sables d'Olonne. El camino recorre el interminable canal hasta el puerto deportivo, sumergiéndote en el ambiente especial y jovial de la Vendée Globe. Cada cuatro años, el público es testigo de la salida y la llegada de los navegantes de la mayor vuelta al mundo a vela en solitario, sin escalas y sin asistencia, cuya próxima edición se celebrará en 2024. A continuación, el sendero costero atraviesa el puerto pesquero, donde podrás visitar la lonja con un guía antes de compartir un plato de pescado fresco. Recorremos las callejuelas del barrio de Ile Penotte, no lejos del mercado central, todas ellas decoradas con frescos marinos realizados con conchas por un artista local, antes de llegar al paseo marítimo. Llamado el Remblai, el paseo comienza con el imperdible péndulo, un reloj de cuatro caras de 8 metros de altura construido sobre un antiguo blocao que contrasta con la arquitectura de los años 30 de las villas y hoteles. Mientras admiras la costa del océano Atlántico, puedes retroceder en el tiempo gracias a los grabados de época instalados a lo largo del recorrido.

Brest, regreso al futuro de los océanos

Vista de los Ateliers des Capucins y del teleférico en Brest, en Bretaña.
© Eugénie Ragot / Destination Brest terres océanes - Vista de los Ateliers des Capucins y del teleférico en Brest, en Bretaña.

En Brest, el Sendero de los Aduaneros rodea el puerto y ofrece unas vistas fabulosas de una de las bahías más grandes del mundo (¡180 km²!) Pero ¿sabías que el Sendero de los Aduaneros también se adentra en el corazón del patrimonio de la bella ciudad oceánica? A poca distancia de tus pies, podrás desenredar los hilos de la historia en el Museo Nacional de la Marina. En el corazón del antiguo castillo que protege la entrada del puerto desde hace 17 siglos, se revelan los íntimos vínculos de Brest con el Atlántico, a su vez arsenal, puerto militar y puerto pesquero. Hoy en día es también un centro de excelencia para la investigación oceanológica. La demostración la podrás encontrar en el corazón de los tres pabellones y 77 acuarios en 9.000 m² de Océanopolis Brest, parque de descubrimiento del océano y Centro de Cultura Científica y Técnica del Mar. El futuro del océano se está escribiendo en Brest.

Cherbourg, una memoria sobre la Mancha

La antigua estación de transatlánticos, un edificio Art Deco, alberga la Cité de la Mer en Cherburgo, en la región de Cotentin, en Normandía.
© B. Almodovar / Office de tourisme du Cotentin - La antigua estación de transatlánticos, un edificio Art Deco, alberga la Cité de la Mer en Cherburgo, en la región de Cotentin, en Normandía.

Saliendo de una de las playas del Día D, como la de Utah, el sendero del litoral de la Mancha conduce a Cherburgo y a la punta del Cotentin. El segundo puerto artificial más grande del mundo, diseñado por Napoleón, se revela en cerca de 1.500 hectáreas rodeadas de diques y toda la memoria de Normandía desfila ante la atenta mirada de los caminantes. En ese momento el recorrido urbano de la vía aduanera atraviesa el puerto, conocido por sus aguas profundas. El Titanic se detuvo aquí en 1912 antes de hundirse en el Atlántico Norte. Aprovechamos para detenernos en la antigua estación de transatlánticos Art Decó, ahora transformada en la Cité de la Mer. Es una oportunidad para revivir la leyenda de los transatlánticos en este magnífico museo inmersivo compuesto por tres plantas de espacios multimedia y 17 acuarios, uno de ellos de más de 10 metros de profundidad, dedicado a las riquezas del océano. A pocos pasos, cerca del puente giratorio, la Manufacture des Parapluies cultiva otro tesoro insumergible: el emblemático paraguas de Cherburgo hecho a mano, ¡hará que adores la lluvia!

Dunkerque, el arte en la playa

La Duchesse Anne, el mayor velero de tres mástiles que se puede visitar en Francia, está amarrado frente al Museo del Puerto de Dunkerque, en la Costa de Ópalo, en Altos de Francia.
© Jerome Berquez / Adobe Stock - La Duchesse Anne, el mayor velero de tres mástiles que se puede visitar en Francia, está amarrado frente al Museo del Puerto de Dunkerque, en la Costa de Ópalo, en Altos de Francia.

En las afueras de Dunkerque, la costa del Mar del Norte tiene marcas del pasado. Desde el sendero del litoral que recorre las primeras orillas de la Costa de Ópalo, se pueden ver caserones transformados en obras de arte sobre la arena. Más adelante, los naufragios de la Segunda Guerra Mundial salpican la costa. El paseo portuario de la ciudad de Jean Bart adquiere la apariencia de un baño de yodo, historia y arte. En el museo de Dunkerque 1940, podrás navegar por los recuerdos de la Operación Dinamo, la gigantesca operación de evacuación que permitió a más de 300.000 soldados aliados llegar a Inglaterra. El itinerario continúa en el museo del puerto, un antiguo almacén de tabaco del siglo XIX, para rastrear los orígenes del pequeño pueblo de pescadores que se convirtió en el tercer puerto marítimo de Francia. Paseamos por los espacios de exposición y... sobre el agua en la dársena de comercio. En el museo, a flote, tres embarcaciones emblemáticas esperan a los marineros en ciernes: la Duchesse Anne de tres palos, un barco de entrenamiento, el barco de bomberos Sandettié, antiguamente utilizado para avistar bancos de arena, y la barcaza Guilde. Navegamos descubriendo varios testimonios antes de atracar con otro buque insignia. La senda costera también pasa por los antiguos astilleros. Es imprescindible hacer una parada en la gran nave translúcida del Frac Grand Large, para descubrir 1.800 obras que representan las mayores tendencias artísticas contemporáneas.

Le Havre, museo de arquitectura a cielo abierto

Museo de arte moderno André-Malraux en Le Havre, en Normandía.
© Ludovic Maisant - Le Havre Etretat tourisme - Museo de arte moderno André-Malraux en Le Havre, en Normandía.

Cuando nos acercamos a Le Havre, el sendero costero de la costa del Albâtre, en Normandía, ofrece otra vista igualmente impactante: el estuario del Sena que inspiró a los artistas impresionistas. Entre el Cap de la Hève y el sémaphore, la ruta sigue el camino del mar y la Promenade des Régates. Desde la ecléctica Villa Marítima hasta el barrio neoclásico de Niza-Havrais, diseñado en el siglo XX y el único que sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, pasando por las casetas de playa con estructura de madera, el paseo marítimo recorre la historia de una ciudad a la vez mineral -su piedra es un tratado de arquitectura- y acuática, que se reinventa constantemente. Para comprender plenamente su poder de atracción, hay que subir a la gran nave de cristal y acero del MuMa: se expone una de las mayores colecciones de obras impresionistas de Francia.

Hojea un tratado de arquitectura al aire libre en Le Havre, asiste al regreso de los pescadores en Sète, pregúntate por el futuro de los océanos en Brest, visita un museo de joyas en Niza... Las ciudades del litoral están repletas de lugares patrimoniales o artísticos en los que podrás disfrutar de descubrimientos insólitos y sabores yodados sin alejarte de las rutas habituales. Desde el Mar del Norte hasta el Mediterráneo, te mostramos algunas ideas de paseos urbanos y artísticos por las ciudades del litoral francés.

Por Anne-Claire Delorme

Periodista y viajera.

Ver más