Embarcamos rumbo a las islas de la Costa Azul

Inspiración

Costa AzulNaturaleza & Actividades al aire libre

Las Islas de Lérins, en la Costa Azul.
© Axis Drone / Mairie de Cannes - Las Islas de Lérins, en la Costa Azul.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 7 junio 2022

Romero en flor o madroño en fruto, calas desiertas y figuras literarias evocadoras, las islas de Bendor y Les Embiez, Porquerolles y Port-Cros, Sainte-Marguerite y Saint-Honorat despliegan su auténtica esencia antes y después del verano. A pocos minutos en barco de las costas de la Costa Azul, estas seis islas ofrecen seis universos distintos para explorar a pie o en bicicleta.

Porquerolles, bajo los gigantescos eucaliptos

La isla de Porquerolles y sus maravillosas playas.
© Pascal Fraboul / Adobe Stock - La isla de Porquerolles y sus maravillosas playas.

"L’automne et l’hiver, c’est tellement bien" (El otoño y el invierno, es tan agradable), confiesa Adèle De Ber, directora del hotel Villa Sainte Anne. En la recepción, hay bolas de petanca: no te vayas sin jugar una partida en la Place d'Armes, bajo los gigantescos eucaliptos. O un paseo en bicicleta: casi 35 kilómetros de senderos son accesibles desde el embarcadero en bicicleta de montaña y en bicicleta eléctrica. Según Adèle, bisnieta de los antiguos propietarios de la isla, los principales lugares de interés son el Moulin du Bonheur, la cala de l'Indienne y los acantilados del norte, la playa negra de Langoustier y, en el lado oriental de la isla, el fuerte que domina las tres rocas del Cap de Mèdes.

Y para vivir una experiencia cultural única, visita a la Fundación Carmignac, abierta de abril a octubre.

Port-Cros, la isla de los tesoros literarios

Desembarque en la isla Port-Cros, en la Costa Azul.
© Aliette de Crozet - Desembarque en la isla Port-Cros, en la Costa Azul.

¡Uf! Port-Cros agota. Durante la aproximación a la isla, aparece como una colina en el mar. El barco vira bajo el Fort du Moulin y la cala se revela en el último momento, un perfecto refugio pirata. No hay muelle, sólo dos pontones. La Maison del Parque nacional de Port-Cros proporciona información sobre los senderos escarpados y rocosos. Te quedas sin aliento y subes bajo un dosel de vegetación. El enrejado de carrascas y lentiscos se abre de vez en cuando para dejar entrever el mar resplandeciente. Se dice que Rabelais llegó a las Iles d'Or para recolectar plantas y que tuvo la idea del "Tercer Libro". En los años 20 y 30, D.H. Lawrence, Jules Supervielle y André Gide, entre otros, recorrieron el Valle de la Soledad. El escritor Jacques Audiberti dijo: "Ce rêve, c’était Port-Cros, et qui dure".

Saint-Honorat, cosecha espiritual

Monasterio de la isla de Saint-Honarat, frente a Cannes.
© SEMEC-KELAGOPIAN - Monasterio de la isla de Saint-Honarat, frente a Cannes.

Desde hace 1.600 años, los monjes rezan en esta pequeña isla frente a la costa de Cannes. Desde lo alto de su torre-monasterio, que domina el puerto, la vista se extiende sobre el anfiteatro de colinas y los Alpes nevados a lo lejos. El campanario de la abadía domina la isla, que cuenta con tres kilómetros de bosques y viñedos. La tienda que vende los licores y vinos, reconocidos mundialmente, cierra durante la misa. El ritmo de vida lo marcan los veinte monjes cistercienses, entre las capillas del siglo V, la abadía del siglo XIX, el pequeño puerto de los hermanos, el restaurante La Tonnelle y las callejuelas abiertas al público. La más pequeña de las islas de Lérins es, en efecto, como decía Paul Claudel, "una migaja de oración en medio de la eternidad que la rodea por todas partes".

Sainte-Marguerite, la Máscara de Hierro, golondrinas de mar y ruiseñores

Fort Royal de Sainte-Marguerite, frente a Cannes.
© SEMEC-KELAGOPIAN - Fort Royal de Sainte-Marguerite, frente a Cannes.

La Máscara de Hierro dejó su huella en Sainte-Marguerite. Por orden del Rey Sol, este hombre fue encarcelado durante once años en el Fuerte Real. Saliendo de la celda de este "misterio viviente, sombra, enigma, problema", como escribió Victor Hugo, alejándose de los bastiones de Vauban, el visitante del Museo del Mar sueña con la libertad. En el otro extremo de la isla, el estanque salino de Batéguier alberga más de 130 especies de aves. Gaviotas, somormujos, charranes comunes, garzas reales o la más común garza real, son las estrellas de la bahía de Cannes.

Les Embiez, isla santuario

En la isla de Embiez, en la Costa Azul.
© © Société Paul Ricard – Les Iles Paul Ricard - En la isla de Embiez, en la Costa Azul.

Tras el cristal de su acuario, un caballito de mar se aferra por la cola a un alga. Los visitantes del Instituto Oceanográfico Paul Ricard, enclavado en un antiguo fuerte napoleónico, admiran a estos animales únicos. A unos cientos de metros, en el corazón de las antiguas salinas, los investigadores del Instituto estudian y reproducen caballitos de mar en laboratorio. De silueta arqueada como su animal fetiche, la isla de Les Embiez se encuentra a sólo diez minutos de la costa del Var. Prohibida a los coches, la isla es un paraíso para senderistas y ciclistas en busca de tranquilidad. Durante todo el invierno, el acceso diurno estará disponible a precios reducidos, sin coste adicional para las bicicletas. Esta es una gran oportunidad para observar la flora y la fauna mediterráneas mientras pedaleas por el sendero de 5 km que serpentea entre marismas, viñedos, carrascas mecidas por el viento del Mistral, acantilados y calas.

Entre el puerto deportivo y las residencias del hotel, encontrarás la tienda de vinos de la finca, el minimercado que abastece a los navegantes durante todo el año y el elegante restaurante Sarti, que sirve deliciosos aliolis multicolores y otros platos locales y de temporada creados por el Chef Nicolas Ballin.

Por Aliette de Crozet

Cuando somos curiosos y golosos, recorrer Francia tiene mucho sentido.

Ver más