La miel de lavanda, de los campos en flor a las dulces delicias

Inspiración

ProvenzaSaber hacer & ComprasGastronomía & Vino

Colmenas cerca de los campos de lavanda en la meseta de Valensole, en Provenza.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Colmenas cerca de los campos de lavanda en la meseta de Valensole, en Provenza.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 29 junio 2021, actualizado el 1 junio 2024

En julio, en la meseta de Valensole, en los Alpes de Alta Provenza, los campos de lavanda están en plena floración, para deleite de los visitantes y de las abejas. Conocimos al apicultor Laurent Mouret, que cosecha una delicada miel de lavanda...

Explosión cromática

Campos de lavanda en la meseta de Valensole, en Provenza.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Campos de lavanda en la meseta de Valensole, en Provenza.

Las olas de color púrpura dibujan un océano de colores y aromas en la meseta de Valensole, en los Alpes de Haute-Provence. Al este de Manosque, con vistas al lago azul eléctrico de Sainte-Croix, estas tierras encaramadas a casi 600 metros de altitud albergan principalmente cultivos de lavandín, un cruce entre lavanda fina y lavanda de espiga. Esta variedad es muy apreciada en cosmética... y por las abejas de los colmenares de la meseta.

La época de la mielada

Lavande en la meseta de Valensole, en Provenza.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Lavande en la meseta de Valensole, en Provenza.

La floración comienza a finales de junio y dura casi un mes. En julio, el zumbido de las abejas casi rivaliza con el sonido rechinante de las cigarras. Es el momento en el que las abejas recogen el néctar de las flores y lo llevan a las colmenas instaladas en el borde de los campos. Este precioso botín se llama melaza. Con casi 120 flores por espiga, el tesoro abunda. Las abejas son capaces de volar hasta 3 kilómetros alrededor de la colmena.

Recolección con protección

Apicultor en plena tarea.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Apicultor en plena tarea.

Al final de la floración, cuando las abejas están saciadas, Laurent Mouret viene a retirar los cuadros de la colmena, el piso adicional de la colmena destinado a la cosecha de miel. El resto del néctar almacenado en la parte inferior alimenta a la colonia. Para llevar a cabo esta delicada operación, aunque cuidadosamente protegido, el apicultor mantiene alejadas a las abejas con la ayuda de un ahumador alimentado con ramitas y agujas de pino.

Panales repletos de miel

Interior de la colmena.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Interior de la colmena.

Las abejas transformaron el néctar en miel, ayudadas por las abejas obreras que redujeron el contenido de agua del líquido al 18%. Ahora, protegida por el opérculo, la miel ha alcanzado la madurez.

Una historia familiar

Una operación delicada...
© Pascale Béroujon pour France.fr - Una operación delicada...

Desde 1930, la familia Mouret es apicultora de padre a hijo, en Riez, "la capital de la miel" de la región. Laurent tiene cerca de 300 colmenas que tarda casi tres semanas en cosechar, a dúo, en pleno verano. Cada colmena produce entre 4 y 20 kg de miel, con una fuerte sensibilidad al frío o a la sequía. Un cuadro lleno pesa hasta 3 kg.

La ofrenda de las abejas

Comprobación del color.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Comprobación del color.

En el país de Giono, con el macizo del Montdenier como telón de fondo, Laurent Mouret adora el momento de la extracción que le sumerge en una naturaleza perfumada. Le gusta observar en el marco las celdas más oscuras, llenas de miel de lavanda (más precisamente de lavandín). Las celdas más ligeras contienen miel de otras flores de la garriga. Es difícil resistirse al placer de sumergir el dedo en los panales para probar el dulce líquido.

En la mielera

Preparación en el taller.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Preparación en el taller.

En su taller, Laurent Mouret comienza por destapar los alveolos de las celdas de cada cuadro con un rascador calentado al vapor. Esta herramienta permite un corte muy preciso y la focalización de los panales que contienen la miel de lavanda. A continuación, los cuadros se colocan durante unos minutos en un extractor eléctrico para recoger el líquido dulce. Este líquido se deja reposar durante una semana en un dispositivo de "maduración".

Las vidas de la cera

Cera producida en la colmena.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Cera producida en la colmena.

La miel no es el único producto de la colmena. La cera que forma las celdas en los cuadros de madera más antiguos se recicla en la industria del perfume para fijar las esencias. La cera de las tapas se transforma en cera en relieve que se utiliza en la fabricación de velas y matrices para nuevos cuadros.

Ámbar dulce

Vertido de la miel en la cuba.
© Pascale Béroujon pour France.fr - Vertido de la miel en la cuba.

Tras una semana de maduración en la que se eliminan por densidad los trozos de cera, el polen y otras impurezas, la miel de lavanda se almacena en grandes cubas de acero inoxidable. Se caracteriza por su color claro y límpido, así como por su riqueza en sacarosa. Tiene un sabor sutil y dulce y se presta bien a la cocción. Acompaña maravillosamente a una pechuga de pato y sigue siendo uno de los ingredientes estrella del turrón Montélimar.

A cucharadas

¡Lista para la degustación!
© Pascale Béroujon pour France.fr - ¡Lista para la degustación!

Incluso los neófitos podrán distinguir la miel de lavanda de otras plantas. La degustación con cuchara revela un sabor más complejo que el de una miel de garriga... y sin sabor a lavanda. Para los visitantes que han admirado los campos malva de la meseta de Valensole, este tarro de miel representa un trozo de paisaje vivo que se pueden traer como recuerdo del viaje.

¡Venta de miel en circuito corto!
© Pascale Béroujon pour France.fr - ¡Venta de miel en circuito corto!

En la carretera de Sainte-Croix-du-Verdon, en medio de los campos de lavanda inundados por el sol, Laurent Mouret ha instalado un punto de venta que invita a descubrir los productos de la tierra provenzal. Su miel de lavanda, por supuesto, pero también el vinagre de miel de lavanda, el hidromiel, el turrón y el aceite de oliva elaborados con el mismo cuidado.

Para saber más:

A leer también:

Por Charlotte Cabon

Periodista.

Ver más