8 saber hacer franceses para regalar en Navidad

Crear tu propio perfume, cocinar, crear tu propia joya o aprender a elaborar pasteles... ¿Qué te parece una iniciación al saber hacer en Navidad? Clases de cocina impartidas por los mejores chefs, talleres de cerámica dirigidos por alfareros o talleres de creación de perfumes bajo la égida de un perfumista, este año todo el arte de vivir a la francesa se despliega a los pies del árbol de Navidad.

Ponerse a los fogones junto a un chef

¿Jugar a "Máster Chef" durante un taller? Es un regalo que hará las delicias de los gourmets, a elegir entre una oferta tan abundante como recetas hay en las regiones francesas. Aprende a cocinar huevos en meurette y entrecote béarnaise en Burdeos, platos soleados al estilo de la cocina de mercado en Niza, o recetas ecológicas en París, ¡hay para todos los gustos! Con las clases de cocina de la Escuela Alain Ducasse, podrás alternar estilos: "jornadas festivas", "cocina tradicional" o "cocina de bistró" con los sabores del País Vasco francés, Córcega, Saboya, Normandía o Bretaña. Y como en Francia no puede faltar en la mesa, también aprendemos los gestos esenciales para amasar la baguette y otros panes, maridar vinos o elaborar cerveza con Wecandoo o hacer pequeños quesos con Les Raffineurs.

Crear tu propio perfume con un perfumista

Nada es más personal que un perfume. Especialmente cuando lo creas tú mismo. Una "iniciación estimulante", un "descubrimiento vertiginoso" o una "composición embriagadora" figuran en el programa de los talleres Galimard de Grasse y Eze-village, en la Costa Azul, escaparate de la alta perfumería en Francia. Bajo la dirección de un perfumista, se navega por 127 esencias, antes de componer la fragancia con tu propio nombre. En Fragonard, puedes probar la magia de los aromas diseñando tu propia agua de colonia.

Molinard, otra gran casa de perfumes, también difunde su saber hacer en Niza y París con talleres abiertos a los niños, como el destinado a los pequeños perfumistas de 4 a 8 años. No hay límite de edad para hacer tu propio "huele-bien". Y para una original mezcla de notas florales y fragancias más rústicas, combina la creación de un perfume y un aperitivo de comercio equitativo y ecológico en Lyon con Les Curieux.

Fabricar tu propio bolso con un artesano de la marroquinería

¿Quieres encontrar el bolso de mano perfecto? La mejor manera es hacerlo tú mismo. Siempre que conozcas los fundamentos del arte de trabajar el cuero. Cortar, ensamblar, encajar la cadena... En Burdeos, con el Atelier de Luce, artesano del cuero, podrás confeccionar en dos horas un bolso clutch chic para combinar con tus conjuntos festivos o un bolso "monedero" en tres horas. En La Patine, en el corazón de la ciudad artesanal de Daguerre, en París, y también en Burdeos, Diane transmite sus conocimientos adquiridos en Hermès: ¿serás capaz de hacer el "punto de silla", lo último en costura a mano? Al igual que en Le Pigeon Coq de París y Lyon, el otro secreto es el uso de pieles recicladas para conseguir una mayor sostenibilidad: restos o stocks inactivos de empresas de marroquinería o de la industria de la moda.

Poner las manos en la masa con un chef pastelero

¿Tus amigos y familiares no pueden resistirse ante un macaron o un Paris-Brest? Ofréceles un curso para aprender el delicado arte de la pasta choux o el ganache de chocolate. ¡Con los Atelier du Goût de Philippe Conticini, en sus laboratorios de Gennevilliers, cerca de París, o en las regiones, podrás aprender a trabajar mejor los sabores y las texturas en compañía del maestro de la reinvención de los postres clásicos! En Christophe Michalak, puedes dejarte guiar por tu paladar, "todo chocolate", "praliné" o "pastelería choux" para elegir tu tema y ver cómo el gran chef o sus cocineros ejecutan algunas delicias que tendrás que reproducir.

Para ponerte manos a la obra, dirígete a Chez Bogato. Podrás disfrutar de una dulce escapada en familia con un taller a dúo para padres e hijos, antes de emprender un viaje por las delicias dulces de Francia. Con Wecandoo, hornearemos cannelés y pasteles vascos en Burdeos y Lyon... ¡algo para todos los gustos en casa!

Colorear tu pañuelo de seda con una plancha o un pincel

Entre Lyon y la seda hay una larga historia, alimentada por siglos de experiencia. La asociación Soierie Vivante, que se ocupa de preservar el patrimonio lionés de la seda, propone una iniciación a los telares de seda en uno de los últimos talleres de seda del barrio de la Croix-Rousse. Podrás probar una técnica que se utiliza desde el siglo XVII: la impresión sobre un bloque para confeccionar tu propio pañuelo. Se eligen los colores y luego los motivos, y después se dedican tres horas de trabajo meticuloso: hay que superponer varias placas, cada una correspondiente a un color, para hacer los diseños. Aprovechamos para visitar el taller de seda de la Maison Brochier, que ha recibido el sello Entreprise du Patrimoine Vivant.

En los talleres de Les Artisanes, en Lille, es con un pincel con el que se decoran pañuelos o pequeños cuadros. Y en Caroline's, en el barrio parisino de Ménilmontant, podrás aprender a serigrafiar y teñir seda con productos naturales: ¡cebolla, lombarda o aguacate!

Iniciarse a la cestería con un mimbrero profesional

¿Sabías que la cestería es un oficio ancestral en Francia? En el pequeño pueblo de Villaine-Les-Rochers, cerca de Azay-le-Rideau, en el Valle del Loira, los mimbreros llevan tejiendo mimbre desde la Edad Media, fabricando góndolas para globos aerostáticos, muebles e incluso bolsos para Hermès. Para confeccionar tu propia bolsa de la compra o tejer tus propios adornos navideños, puedes apuntarte a los talleres de Les paniers d'Hélène, que han tomado el relevo de la granja troglodita familiar, o puedes ir a Dry, entre Blois y Orléans, para tejer casitas de pájaros o cestas de jardín en el taller de Marie-Jo. Pero la cestería también es una tradición en toda Francia: en el corazón del bosque de Brocéliande, entre Rennes y Vannes, en Bretaña, Véronique nos revela algunos de sus secretos.

Descubrir los secretos de la bisutería con un joyero de arte en París

Ver cómo el polvo de esmalte en fusión se viste con 1.001 matices antes de transformarse en una joya de arte. Esta es una de las experiencias que ofrece la Ecole des Arts Joailliers creada por Van Cleef & Arpels. Elige los polvos, tritura la materia prima, aprende los secretos del grabado en metal y regálate tu propia joya para Navidad. Guiado por un maestro esmaltador, ¡realizarás una joya de mariposa en 4 horas lista para volar!, aprenderás todo sobre este material, que fue tan popular en el Art Nouveau y el Art Déco.

En el taller de Mona, en el corazón del Marais, o a los pies de la Torre Eiffel, podrás aprender los oficios de los joyeros de arte en pareja: dibujar, cortar, pulir la piedra... con una comida y una botella de vino francés como premio: ¡el arte también!

Aprender cerámica de forma sencilla

¿Disfrutar de un aperitivo (con moderación) con amigos mientras se aprende el arte de la cerámica? Este es el extraño concepto de los cafés de cerámica, que son a la vez lugares de encuentro y talleres. En el Atelier Geneviève, que ha abierto dos "cafés de cerámica" en París, en los distritos 11 y 14, se pueden degustar platos veganos o bandejas gourmet acompañados de tés y vinos ecológicos mientras se maneja un pincel o se aprende a girar un torno de cerámica con ceramistas certificados. Y en La Papoterie, en el distrito 11, podrás tomar el brunch los domingos y charlar los demás días.

También puedes explorar otras combinaciones: con los tutoriales de Les rêveries d'Hercule, un salón de té/cerámica de Toulouse, en la región Occitania, puedes disfrutar de una sobremesa y perfeccionar tus habilidades en casa.

Recomendaciones y consejos:
Regalar un taller creativo en Navidad se ha vuelto una tendencia creciente en los últimos años. Al optar por esta alternativa, evitas el consumo innecesario de artículos que a menudo terminan olvidados en el fondo de un cajón, al mismo tiempo que demuestras un genuino interés por los gustos de la persona a la que vas a obsequiar. Además, contribuyes a la creación de objetos ecorresponsables. ¡Feliz Navidad creativa!

A leer también: