Saint-Étienne: guía del hincha durante la Copa del Mundo de Rugby 2023

Vue aerienne centre ville-Saint-Etienne Tourisme Congres Valentin Tissot - Frenchexploreur
En Saint-Étienne, el deporte es una institución. Esta ciudad obrera, cuna de grandes industrias francesas, siempre ha vibrado al compás del fútbol: desde la epopeya europea de 1976 hasta los diez títulos de campeón de Francia, los «Verdes» ocupan un lugar privilegiado en el panteón del deporte francés. Pero en 2023 el protagonista será el balón ovalado. En el efervescente «caldero», nombre popular del estadio Geoffroy-Guichard, se disputarán 4 partidos de la Copa del Mundo de Rugby. Una buena oportunidad para centrar el foco en una ciudad innovadora y orientada al futuro, reconocida como «ciudad creativa por el diseño» por parte de la UNESCO.

Elegir un partido

El mítico estadio Geoffroy-Guichard, conocido con el apelativo de «Chaudron» (el caldero), pasó por varias reformas desde su construcción en 1931. Con una capacidad para 42.152 personas, es el estadio vintage de esta Copa del Mundo de Rugby 2023. En Saint-Étienne están previstos 4 partidos:

-Italia-Namibia (Grupo A): viernes 9 de septiembre, 13:00 h
-Australia-Fiyi (Grupo C): domingo 17 de septiembre, 17:45 h
-Argentina-Samoa (Grupo D): viernes 22 de septiembre, 17:45 h
-Australia-vencedor de la repesca (Grupo C): domingo 1 de octubre, 17:45 h

Para tener la oportunidad de conseguir una entrada, basta con visitar la venta de entradas en línea (Enlace externo) . Los seguidores también pueden beneficiarse de ventajas, experiencias únicas e información vinculada al evento uniéndose a la comunidad Famille 2023.

Desplazarse y acudir al estadio en transporte sostenible

El estadio Geoffroy-Guichard está cerca del centro de la ciudad, por lo que los aficionados pueden ir andando al estadio desde el centro histórico en unos 30 minutos. Otros optarán por el transporte público: el autobús o el tranvía, cuya frecuencia aumenta en las dos líneas que dan servicio al estadio las noches de partido. ¡Muy cómodo! Para entrar en calor antes del partido, puedes desplazarte por la ciudad sobre dos ruedas gracias al servicio de alquiler de bicicletas con asistencia eléctrica Vélivert.

Desplazarse y acudir al estadio en transporte sostenible

El estadio Geoffroy-Guichard está cerca del centro de la ciudad, por lo que los aficionados pueden ir andando al estadio desde el centro histórico en unos 30 minutos. Otros optarán por el transporte público: el autobús o el tranvía, cuya frecuencia aumenta en las dos líneas que dan servicio al estadio las noches de partido. ¡Muy cómodo! Para entrar en calor antes del partido, puedes desplazarte por la ciudad sobre dos ruedas gracias al servicio de alquiler de bicicletas con asistencia eléctrica Vélivert.

Saborear productos locales

En el centro urbano, el centro comercial Mazerat-Biltoki es el nuevo punto de encuentro de la gastronomía en Saint-Étienne. Estos antiguos almacenes, construidos en 1872, han recuperado su efervescencia con la ocupación de profesionales de la hostelería y la artesanía. Aquí puedes hacer la compra, tomar un café en terraza, degustar deliciosos platos preparados al momento con productos de mercado: ¡comida de calle de buena calidad para picar en cualquier momento! Te recomendamos probar las «râpées stéphanoises» (una tortita de patata rallada) acompañadas de Sarasson (un producto lácteo a partir de queso blanco batido). Si te gusta cocinar, no te pierdas la pasta fresca artesanal de la firma Cornand, toda una institución en la ciudad desde 1919. Para el postre, hay que ir directamente al chocolatero Weiss, implantado en Saint-Étienne desde nada menos que 1882.

Si prefieres una parada sibarita y ecorresponsable, nada mejor como acudir a la Ciudad del Diseño para descubrir la Fabuleuse Cantine, un establecimiento que transforma los invendidos alimentarios de los alrededores, sobre todo productos locales y ecológicos, en comida creativa.

Visitar los lugares imprescindibles de la ciudad

Como capital industrial de Francia desde el siglo XIX, Saint-Étienne no es una ciudad que se duerma en los laureles: singular, creativa e innovadora, la ciudad ha sabido reinventarse apostando por una arquitectura contemporánea y audaz gracias al impulso del complejo Le Corbusier, un conjunto urbano único en Europa, antes de haber sido reconocida como «ciudad creativa por el diseño» por parte de la UNESCO. El Museo de Arte Moderno y Contemporáneo (MAMC) cuenta con la mayor colección de arte contemporáneo de Francia después del Centro Pompidou. Símbolo de esta mutación es la antigua Manufactura de Armas, que ahora alberga la Ciudad del Diseño donde se encuentra la famosa Escuela Superior de Arte y Diseño de Saint-Étienne. El arte contemporáneo se expresa también en la galería Ceysson Bénétière, instalada en un edificio de 1200 m² con obras monumentales. Como lugar destacado de la Bienal Internacional del Diseño de Saint-Étienne, la Ciudad del Diseño continúa con su transformación: su nueva cara debería mostrarse allá por 2025-26 con un nuevo barrio creativo e innovador que incluye una gran sala para eventos, zonas de exposición y un hotel.

Encontrar alojamiento

En Saint-Étienne, una ciudad de tamaño medio cuyo estadio está muy bien comunicado en transporte público, lo ideal es alojarse en el centro urbano. Por ejemplo, en uno de los establecimientos recientes como el City Loft Hotel, un aparthotel de 3 estrellas con 86 apartamentos instalado en un edificio Art Nouveau muy cerca del centro comercial Halles Mazerat y del Museo de Arte e Industria. Aquí, la comida rinde homenaje a los productos locales y ecológicos. También puedes aprovechar la City Card incluida en el abono «Découverte» (descubrimiento). Más al norte y todavía más cerca del estadio (30 minutos a pie), se encuentra un nuevo hotel Novotel de 3 estrellas y 77 habitaciones en el barrio empresarial cerca de la estación de tren, en pleno proceso de transformación. Su punto fuerte: una azotea de 200 m² para tomar el desayuno al aire libre.

Cita en Saint-Etienne, cerca de Lyon