8 Palaces para reponer fuerzas junto al mar

La dulzura tropical del Caribe, las olas vigorizantes del océano Atlántico, los reflejos azules del Mediterráneo... ¿Y si nos embarcáramos en un Palace junto al mar? En primera línea de los senderos del litoral, podrás disfrutar de sensaciones y experiencias únicas. Explora el mundo de los grandes pintores del color en la Costa Azul, navega de una bahía pirata a otra en el Caribe o degusta vinos exclusivos con los pies en el Mediterráneo. Ponemos rumbo a los Palaces que se encuentran a orillas del mar.

Recargarse en el Mediterráneo en La Réserve Ramatuelle Hôtel Spa & Villas

¿Y si aprovechamos una estancia en el golfo de Saint-Tropez para regalarnos un tratamiento de revitalización? En La Réserve Ramatuelle Hôtel Spa & Villas, basta con dar unos pasos para acceder al sendero del litoral que serpentea junto al Mediterráneo entre pinos piñoneros y viñedos. Un marco incomparable que sirve de telón de fondo a los programas de Bienestar de este Palace costero especializado en fitness y prevención del envejecimiento. Marcha nórdica de una cala a otra (¡con paradas para nadar!), sesiones de estiramientos, clases de yoga o pilates, ¡nos llenamos de brisa marina y oxígeno!

Degustar vinos exclusivos en la Ruta de los Vinos de Provenza con Le Byblos Saint-Tropez

¿Quién dijo que la Provenza es sinónimo de verdes olivares, cielos azul celeste y... ¡rosado!, Le Byblos Saint-Tropez, un Palace junto al mar en el emblemático pueblo de Saint-Tropez, ofrece una experiencia exclusiva a sus huéspedes en el corazón de la Ruta de los Vinos de Provenza: el descubrimiento de la cuvée de la casa, cultivada y producida en Clos Mireille, uno de los tres viñedos del Domaine Ott, en La Londe-Les-Maures, cerca de Hyères. Frente a la isla de Porquerolles y el mar Mediterráneo, uno se empapa de la increíble dulzura del rocío marino antes de saborear maridajes excepcionales. Clos Mireille se presenta con su hermosa botella blanca opaca. Y para perfeccionar el toque provenzal, una gran partida de petanca, ¡que también forma parte del arte de vivir en Provenza!".

Ir de pícnic en la Villa Ephrussi con Le Grand-Hôtel del Cap-Ferrat, en Four Seasons Hotel

Château Saint-Jean de estilo neogótico veneciano, Villa Santo Sospir con frescos de Jean Cocteau o Villa Maryland de inspiración florentina... Las villas más extraordinarias de la Costa Azul se encuentran en Saint-Jean-Cap-Ferrat, cerca de Niza. Para impregnarse del ambiente Belle Epoque de la península, dirígete a los jardines de la Villa Ephrussi de Rothschild para disfrutar de una velada íntima. Bahía de Villefranche a un lado, Bahía de Beaulieu al otro, el conserje del Grand-Hôtel Cap-Ferrat, un hotel Four Seasons, uno de los más bellos Palaces frente al mar, organiza bajo demanda un romántico picnic entre cascadas, estanques y especies raras: nueve jardines diferentes componen esta joya paisajística, que se completa con una visita a los interiores, donde se expone una colección de cuadros de maestros, muebles de época y porcelanas de la Manufactura Real de Sèvres.

Navegar a vela por el Caribe con Cheval Blanc St-Barth Isle de France

Nos encantaría echar el ancla para siempre en la hermosa playa de Flamands, donde tiene su base Cheval Blanc Saint-Barth Isle de France. Pero las aguas turquesas del Caribe son demasiado tentadoras. A bordo de un catamarán, los alquimistas de este suntuoso Palace costero te invitan a poner rumbo hacia los idílicos recovecos de la isla. Explora el mundo submarino con gafas de buceo y tuba, descansa en la arena blanca de la Playa del Gouverneur donde, según la leyenda, se esconde un tesoro pirata... Después de disfrutar de un picnic gourmet preparado por el chef, podrás dejarte llevar por el melodioso sonido de las olas durante un masaje con vistas a las aguas cristalinas. ¡Divino!

Disfrutar de un maridaje con estrella Michelin frente al Mediterráneo en el Hôtel du Cap-Eden-Roc, en Antibes

Azules claros con reflejos coralinos que evocan las puestas de sol sobre el mar y grandes ventanales que se abren al Mediterráneo y a las Islas Lérins... En el marco arenoso de Le Louroc, el restaurante con estrellas del Hôtel du Cap-Eden-Roc, Antibes, en la Costa Azul, los comensales podrán navegar por la gastronomía francesa y los productos locales ¡sin salir del puerto! El menú degustación de seis platos preparado por el chef Sébastien Broda en este Palace costero da prioridad a los maridajes, ¡un buen comienzo para la ruta de los vinos de Provenza!

Recoletar tu propio almuerzo campestre con Cheval Blanc St-Tropez

Tomates, calabacines, berenjenas, el trío ganador de las recetas provenzales, pero también flores comestibles como acianos o borrajas, hierbas aromáticas... Bienvenido a la plantación Sidney, el huerto estrella de Saint-Tropez que abastece la mesa del chef Arnaud Donkele, galardonada con una estrella Michelin, en Hotel Cheval Blanc Saint-Tropez.

Iniciarse a la pelota vasca en el Hotel du Palais, Biarritz, en el País Vasco Francia

En Biarritz, disfrute de la tranquilidad entre dos chapuzones en el mar. Eso es lo que le ofrece el Hôtel du Palais, el legendario Palacio de la costa vasca. Elija entre 86 habitaciones y 56 suites, cada una más bella que la anterior, con una decoración Napoleón III. Luminosas y espléndidas, estas últimas invitan a relajarse mientras se deja arrullar por el sonido del mar que va y viene justo al otro lado de su ventana.

Visita privada al Museo de la Annonciade en Les Airelles Saint-Tropez, Château de La Messardière

"La mujer en la ventana" de Henri Matisse, "Saint-Tropez, el muelle" de Paul Signac o "Paisaje en l’Estaque" de George Braque... Desde el Palace Les Airelles Saint-Tropez, Château de La Messardière, puedes tomar un mini-moke, el coche emblemático de la Costa Azul, hasta el Museo de l'Annonciade para una visita privada. La antigua capilla de Notre-Dame-de-L'Annonciade, transformada en museo, está repleta de obras maestras del arte moderno, con deslumbrantes pinturas inspiradas en el fauvismo, el movimiento nabi y el puntillismo. Uno se sumerge en un gran baño de colores antes de volver a la inagotable gama de paisajes de la Costa Azul y a su particular luz que, siguiendo la estela de Paul Signac, inspiró a todas las vanguardias pictóricas de principios del siglo XX.