Qué hacer en Cognac

Inspiración

Gastronomía & Vino

Situada al norte de Burdeos, Cognac es conocida en todo el mundo por sus prestigiosas destilerías, pero también por sus numerosas riquezas naturales y culturales.
© Jean / Adobe Stock - Situada al norte de Burdeos, Cognac es conocida en todo el mundo por sus prestigiosas destilerías, pero también por sus numerosas riquezas naturales y culturales.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 30 octubre 2023

Es un licor tan famoso y tan preciado que ya forma parte del patrimonio cultural inmaterial de Francia. Pero Cognac también es una ciudad agradable de visitar en cualquier estación, incluso en pleno invierno, época de destilación. Desde sumergirte en las bodegas de las grandes casas de coñac, visitar iglesias y castillos románicos, dar un paseo en barco o recorrer las orillas del Charente en bicicleta, te ofrecemos una breve guía de los grandes placeres de una ciudad real: ¡Cognac es la cuna de François 1er, uno de los reyes del Renacimiento!

Visitas ineludibles en Cognac

Paseo en kayak sobre el río Charente a su paso por Cognac, en Nouvelle-Aquitaine.
© Destination Cognac - Paseo en kayak sobre el río Charente a su paso por Cognac, en Nouvelle-Aquitaine.


Las orillas del Charente

Cognac se saborea lentamente paseando por su casco antiguo. En los muelles del Charente, podrás saborear las historias del floreciente comercio de la sal en el siglo XV y del destilado, antes de sumergirte de lleno en la Edad Media: las dos torres Saint-Jacques (Porte des Ponts) son uno de los vestigios de esta época. Cerca de allí, el castillo de Cognac mantiene vivo el recuerdo de su habitante más ilustre: François 1er, rey emblemático del Renacimiento, nació en 1494 en este antiguo edificio medieval, reconstruido en el siglo XV y hoy propiedad de la casa de coñac Otard. Los visitantes pueden admirar las salas renacentistas, así como los apartamentos del rey, que suelen estar cerrados al público (es necesario reservar), y conocer los misterios del coñac con una visita a las bodegas húmedas seguida de una degustación. También merece la pena visitar en el centro de la ciudad la Maison de La Lieutenance, con sus muros medievales de entramado de madera bellamente tallados.

El museo del saber hacer del coñac

¿Deseas descubrir los secretos de la fabricación del coñac? Visita el museo dedicado a la gran aventura humana, industrial y comercial de este saber hacer, hoy reconocido como bien cultural representativo de Francia. Ubicado en edificios históricos, el museo cuenta con 2.000 m² de exposición que te invitan a explorar las múltiples facetas del país del coñac, desde el patrimonio románico hasta el arte de la destilación, sin olvidar la flora y la fauna de la región. Películas, paisajes sonoros y juegos olfativos forman parte de los divertidos itinerarios, entre los que se incluyen seis experiencias de realidad virtual que te transportarán al Neolítico, a la era de los dinosaurios o a la navegación por la Charente en gabarra... Aprenderás todo sobre este licor ligado a los viajes: el coñac nació en el siglo XVIII de la práctica de destilar dos veces los vinos de Poitou para garantizar su conservación durante el transporte al Mar del Norte. - Visita Les Distillateurs Culturels, el museo del saber hacer del coñac

Yacimiento paleontológico de Angeac-Charente

En este lugar se han desenterrado los restos de uno de los dinosaurios más grandes del mundo. En Angeac-Charente, a 30 minutos de Cognac, en uno de los yacimientos más grandes de Europa, unos cincuenta investigadores y estudiantes reciben a los visitantes para compartir su pasión por la paleontología. Mediante técnicas de excavación, limpieza y clasificación de fósiles, podrás viajar en el tiempo tras las huellas de los animales que antaño habitaron la región: se han descubierto unos 7.000 huesos de dinosaurios, tortugas y cocodrilos, ¡incluida una falange que perteneció a un saurópodo, una de las mayores especies de herbívoros terrestres! También puedes acercarte hasta el Paléosite de Saint-Césaire, primer centro de interpretación de la prehistoria de Europa, para sumergirte en el mundo de los neandertales. - Sitio paleontológico de Angeac-Charente - Paleositio, centro de interpretación sobre el Neandertal

Jarnac

Descansando a orillas del Charente, Jarnac es la segunda capital del coñac. Mostradores, bodegas y elegantes casas de piedra blanca se suceden, como la casa natal del ex presidente francés François Mitterrand. Etiquetada "Maison des Illustres", este ejemplo típico de la arquitectura charentais ofrece un paseo intemporal por el ambiente de una casa burguesa de los últimos siglos, con sus muebles y objetos conservados durante cuatro generaciones. Al igual que en Cognac, también podrás visitar prestigiosas casas como Château Courvoisier, con su bodega contemporánea de cristal y madera, o Tiffon-Braastad, con su museo.

Iglesias y castillos románicos

La región de Cognac es un hervidero de arte románico: la antigua provincia de Saintonge se encuentra en una de las rutas secundarias del Camino de Santiago. Podrás admirar el ingenio de los monjes constructores en los numerosos edificios religiosos del camino, como la abadía de Châtres, con su fachada esculpida con hojas de acanto; la abadía de Saint-Amant-de-Boixe, uno de los monasterios medievales mejor conservados, donde un recorrido interactivo instalado en el antiguo refectorio recrea la vida cotidiana de los monjes; o la abadía de Fontdouce, con sus búsquedas del tesoro nocturnas. Otros tesoros de la región son las residencias nobiliarias del castillo de la Roche Courbon (siglo XV) y sus jardines, el castillo de Pontloy y sus interiores Luis XV, el castillo Chesnel con sus increíbles almenas del siglo XVII y el castillo de Bouteville, fortaleza medieval transformada en residencia neorrenacentista.

Las actividades ineludibles en Cognac

Barricas de coñac de la casa Pineau, en Cognac, en la región de Nouvelle-Aquitaine.
© Destination Cognac - Barricas de coñac de la casa Pineau, en Cognac, en la región de Nouvelle-Aquitaine.


Iniciarse en la fabricación del coñac

Crear tu propio coñac XO (mínimo 10 años de envejecimiento) después de haber asistido a un taller de maestro ensamblador en las bodegas de la casa Camus, navegar en un barco solar hacia las bodegas de la casa Hennessy, degustar un néctar mientras contemplas el panorama de la ciudad desde el bar elevado de la casa Martell, que dedica más de 6.000m² al arte contemporáneo, recorrer en un pequeño tren el dominio de la casa Rémy Martin o visitar los apartamentos privados del rey en la casa Baron Otard... Cada casa de coñac tiene su receta para compartir su gusto por la excelencia. ¡Para disfrutar sin moderación! - Maison Camus - Maison Hennessy - Maison Martell - Maison Rémy Martin - Maison des cognacs Baron Otard et d’Usse

Asistir a la fabricación de una barrica de roble

¡Sin barrica de roble (francés), no hay coñac! Durante un paseo por los savoir-faire relacionados con la madera, se descubre la importancia de este árbol noble en la elaboración del preciado licor que debe envejecer dos años (VS), cuatro años (VSOP) o más de diez años (XO) bien resguardado en su barril. ¿la clave? La fabricación en directo de una barrica por un tonelero. ¡No necesita menos de 2.800 golpes de martillo para dar forma a una barrica! En invierno, época de destilación, observamos el funcionamiento del alambique antes de aspirar los incomparables aromas de las bodegas. - Moines Frères

Crear tu propio pineau des Charentes

¿Sabías que el pineau des Charentes, un vino dulce que nos gusta saborear como aperitivo a lo largo del famoso río, está hecho a base de aguardiente de coñac y mosto de uvas? En el corazón de la casa Guillon-Painturaud en Segonzac, puedes crear tu propio néctar y llevarte a casa una botella personalizada. ¡Un hermoso recuerdo de esta región llena de colores y sabores! - Maison Guillon-Painturaud

Navegar por el río Charente en barco o en bicicleta

Entre viñedos, pueblos de piedra e iglesias románicas, el río Charente es un buen punto de partida para explorar el país del coñac: esta importante vía comercial desde la Edad Media serpentea desde el océano Atlántico hasta Limousin. En la temporada estival, puedes embarcarte en una versión moderna de una gabarra tradicional para ver desfilar el patrimonio y los paisajes. Pero también puedes optar por otras actividades más deportivas. Paddle, kayak o una combinación de canoa y bicicleta con asistencia eléctrica: la ruta ciclista La Flow Vélo (V92) sigue el curso del río, siguiendo los caminos de sirga. ¡Un viaje bucólico a medida!

Por Anne-Claire Delorme

Periodista y viajera.