Martinica: qué hacer, qué ver…

Inspiración

MartinicaTerritorios de ultramarNaturaleza & Actividades al aire libreParques naturalesLitoral

Arena dorada y cocoteros: el paisaje tropical de la Grande Anse du Diamant
© Antoine Omere - Arena dorada y cocoteros: el paisaje tropical de la Grande Anse du Diamant

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 31 mayo 2024

La Isla de la Martinica emerge como una joya en el mar del Caribe, con sus playas de arena negra al norte y de arena dorada al sur. La montaña Pelée es una invitación a tomar altura, los fondos marinos a tomar un baño refrescante. Entre las yolas multicolores, los puestos de los mercados que exhalan aromas inéditos y los ritmos musicales de las Antillas, la magia criolla lo inunda todo.

Las visitas que no hay que perderse en Martinica

La playa de Sainte Anne, en Martinica.
© D. Giral - La playa de Sainte Anne, en Martinica.

La ciudad de Saint-Pierre

Al pie del monte Pelée, Saint Pierre se encuentra en una bahía bordeada por una playa de arena gris. Desde la erupción de 1902, que devastó la ciudad y murieron casi todos sus habitantes, la pesca y el turismo son los únicos recursos de la ciudad. Quedan muchos vestigios del pasado: la antigua cárcel con el calabozo de Cyparis, la antigua iglesia del Fuerte, la casa de Levassor, el antiguo teatro... 

Fort de France

Enclavada en la bahía de Flamands y al pie de los picos del Carbet, la metrópoli martiniqueña es el alma criolla de la isla, con su centro histórico y sus coloridos mercados.

El pueblo de Sainte-Anne a la hora del aperitivo

El municipio de Sainte-Anne, en el sur de Martinica, ofrece las playas más bellas de las Antillas Menores en 22 kilómetros de costa. Su paisaje es variado y sorprendente con sus cocoteros, la sabana, las lagunas... El paseo marítimo es un lugar popular para pasear a la hora del aperitivo, con sus animados bares. 

La reserva natural protegida de La Caravelle

La península de Caravelle se formó hace 10 millones de años y es la parte más antigua de Martinica. Este afloramiento de diez kilómetros de longitud en el océano Atlántico es una reserva natural protegida con una diversidad de paisajes absolutamente notable. 

Le Carbet

Pintado por Gauguin, que se alojó allí, el municipio de Le Carbet es uno de los lugares más turísticos de Martinica. Se dice que aquí desembarcó Cristóbal Colón en su cuarto viaje en 1502. Con sus playas de arena gris y sus impresionantes vistas al volcán, Le Carbet lo tiene todo para gustar. 

El municipio de Grand-Rivière

Este pequeño pueblo de pescadores aislado de todo, a los pies del monte Pelée, está situado en el norte de la isla. El turismo no está realmente presente y su encanto viene dado por su autenticidad y sus lugares vírgenes. Un buen lugar para hacer barranquismo. 

La Sabana de los Esclavos

La esclavitud y la trata de esclavos son inseparables de la historia de Martinica. Este emplazamiento de Trois-Îlets pretende remontar esta historia a través de la reconstitución de un auténtico pueblo del siglo XIX, en tiempos de Napoleón. Descubrirás las durísimas condiciones de vida de los esclavos. 

Las Gargantas de la Falaise

El río Falaise, que desciende por las laderas del monte Pelée, se abre paso entre las impresionantes paredes de un cañón. La visita es bastante deportiva y debes ir acompañado de un guía: toboganes, saltos y baños de agua dulce en las cuencas cristalinas están en el programa... 

Cap 110, Memorial de Anse Caffard

Situado en el municipio de Le Diamant, el monumento Cap 110 es un homenaje a todas las víctimas de la esclavitud en Martinica. 15 bustos de 2,50 metros de altura están colocados en la cima de la roca de Anse Caffard, frente a los tormentosos vientos del océano.

Playa de Les Salines

La playa de Les Salines, en Sainte-Anne, se cita a menudo como la más bella de Martinica. Esta larga franja de arena blanca bordeada de cocoteros es muy popular los fines de semana. Se instalan mesas de picnic a la sombra y algunos bares ofrecen sus servicios.

Las actividades destacadas en Martinica

Submarismo en Martinica.
© R. Pakiela - Submarismo en Martinica.

Admirar la impresionante vista desde Morne Gommier

Un magnífico panorama de 360 grados te espera en las alturas del Morne Gommier para admirar la ciudad de Le Marin, Sainte Anne, las rompientes de Macabou, la Pointe des Salines, Sainte Lucia, la Roca del Diamante, la Dama del Morne Larcher, los Pitones del Carbet, el Monte Pelée, el Monte Vauclin, el Morne Sulpice, el volcán Crève-Coeur... 

Asistir a la salida de la regata Tour des Yoles

Una yole es una embarcación estrecha y ligera propulsada por remo o vela. El Tour des Yoles Ronde de la Martinica es una regata que se celebra desde hace más de 30 años. Este evento deportivo, que se basa en un recorrido de 7 etapas, es el más importante de Martinica y tiene lugar durante una semana entre finales de julio y principios de agosto. 

Sube al volcán activo del Monte Pelé

El Monte Pelé es un volcán activo de 400.000 años de antigüedad situado en el norte de Martinica. Actualmente inactivo, su último evento volcánico se remonta a 1929. Es el punto más alto de la isla, con un pico de 1.397 m. 

Buceo en la roca del Diamante

Esta roca, a pocos kilómetros de la orilla de la bahía homónima, que desciende en escalones graduales hasta el fondo, es el lugar más famoso de Martinica. Alberga una magnífica flora y fauna y hermosos efectos de luz. 

Descubre la Bahía del Tesoro en catamarán

Esta navegación a lo largo de la costa de la península de Caravelle, hacia la Bahía del Tesoro, tiene un enfoque ecoturístico al descubrir este entorno natural excepcional pero frágil y permite a los viajeros tomar conciencia de su protección. 

Lleva tus gafas de bucear y tuba a la punta Borgnese

A mitad de camino de la carretera costera que une Sainte-Luce y Le Marin, se encuentra Pointe Borgnese. El lugar es encantador, pero es bajo el agua donde se esconden sus verdaderos tesoros. El fondo marino tiene una suave pendiente y es muy accesible para todos, para descubrir la riqueza de la vida acuática de la isla. 

Ver los miles de especies de plantas y flores tropicales en el jardín botánico de Balata

A diez kilómetros de Fort-de-France se encuentra el jardín botánico más bello de la isla, creado en 1982 por Jean Philippe Thorze, horticultor y paisajista, que decidió crear este parque con nada menos que 3.000 especies de plantas y flores exóticas importadas de regiones tropicales de todo el mundo... 

Convertirse en un experto en el cultivo de plátanos en la casa Belfort

Si quieres saberlo todo sobre el plátano en Martinica, una visita a la casa Belfort y a su plantación de plátanos te gustará mucho. El viaje se realiza a bordo de un trenecito para alegría de grandes y pequeños. 

Aventúrate en la cueva de los murciélagos

Lejos de los grandes centros turísticos del sur de Martinica, Anses d'Arlets ha conservado su auténtico encanto. Es el punto de partida para la visita a la cueva de los murciélagos, una cueva a la que se puede acceder en kayak y que alberga una gran colonia de murciélagos. 

Sigue la "Ruta de la Trace" por el corazón de la selva tropical

El carácter salvaje y exuberante de esta ruta es impresionante. Te encontrarás con muchas especies de flores, árboles gigantescos repletos de lianas, múltiples aves, barrancos, ríos y muchas curvas a lo largo de 29 kilómetros. Hay que evitarlo por la noche.

Por France.fr

El equipo editorial de France.fr sigue las tendencias y noticias del destino para contarte acerca de una Francia que innova y regenera sus tradiciones. ¿Nuestra pasión? Contar historias y encontrar los talentos que harán que quieras descubrir nuestros territorios.

Ver más