Otoño a todo color en el Jura

Inspiración

Montañas del JuraNaturaleza & Actividades al aire libreMontañaOtoño

La Borne aux Lions en Hautes Combes del Jura.
© Vincent Edwell / Jura Tourisme - La Borne aux Lions en Hautes Combes del Jura.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 25 octubre 2023

Entre lagos resplandecientes, bosques profundos y suaves montañas, respira aire puro mientras admiras paisajes rebosantes de colores otoñales. Síguenos, todo sucede en el Jura.

Nos maravillamos por las calles de Dole

Barcos flotantes frente a la impresionante Colegiata de Notre Dame.
© tichr / Adobe Stock - Barcos flotantes frente a la impresionante Colegiata de Notre Dame.

Al norte del Jura, Dole perdió su título de prefectura en favor de Lons-le-Saunier. Pero lo tiene todo para ser una gran ciudad. En esta capital "desclasificada", que fue residencia de los Condes de Borgoña y cuna de Louis Pasteur en 1822 (se puede visitar de paso su casa), el río Doubs se mezcla por sus canales. El canal que va del Rin al Ródano lo utilizan ahora embarcaciones de recreo (y ciclistas), mientras que el canal de Tanneurs ha cambiado mucho... La actividad de antaño, que desprendía malos olores, se abandonó hace un siglo. Hoy en día, se puede pasear con la cara al viento por el "circuit du chat perché" (circuito del gato encaramado), de 4 kilómetros, por las orillas llenas de flores y bordeadas de altas casas comtois, o por las callejuelas del centro de la ciudad, ¡salpicadas de 48 monumentos históricos! Pero el campanario de la Colegiata de Notre-Dame sigue siendo la gran referencia, elevándose 73 metros hacia el cielo. Para no perderse nada del espectáculo, hasta finales de octubre, embarca con Une Belle Aventure, a bordo de un auténtico taxi acuático de madera de 1963. Dole es deliciosamente romántica desde los canales.

Rumbo al sur con el tren de las golondrinas

La línea de tren de las golondrinas te lleva de viaje por la hermosa campiña del Jura.
© Jack Carrot / OT Pays de Dole - La línea de tren de las golondrinas te lleva de viaje por la hermosa campiña del Jura.

123 kms en 2h25; ¡a eso se le llama tomarse el tiempo! Si el tren TER de la ligne des hirondelles (línea de las golondrinas) se toma su tiempo, es porque el espectáculo merece la pena. Tras las ventanas panorámicas, se suceden los paisajes más bellos del Jura. Desde el pueblo de Dole, 10 estaciones, 36 túneles y 18 viaductos hasta la estación término de Saint-Claude, en pleno sur del Jura. A lo largo del trayecto, numerosas excursiones te permitirán respirar aire puro: al bosque de Chaux, donde podrás practicar senderismo para encontrarte con zorros, ciervos y jabalíes, o al bosque de Joux para admirar los gigantescos abetos; a Château-Chalon, uno de los pueblos más bellos de Francia, centinela al borde de un acantilado, donde podrás pasear por los viñedos que producen el sorprendente "vino amarillo"; o a Salins-les-Bains. En las entrañas del pueblo, las salinas subterráneas declaradas Patrimonio Mundial de la Unesco recuerdan que antaño la sal era (casi) tan valiosa como el oro.

Senderismo en el bosque con... perros

Cani rando por el bosque.
© Thierry Beaurepère - Cani rando por el bosque.

Morbier no es sólo el nombre de un delicioso queso del Jura. También es uno de los pueblos donde pasa línea de tren des hirondelles. Es el lugar perfecto para pasear. Alexis Champion, musher profesional, dirige una manada de 22 huskies y alaskans. En invierno, guía a los turistas en trineo. El resto del año, organiza cani-randos, es decir, paseos por prados y bosques acompañados de perros. Tras un primer contacto con los animales, a cada paseante se le coloca un cómodo cinturón y le une al animal mediante un ronzal. Excitados por la llamada de la naturaleza, los perros ladran alegres, listos para salir al primer signo. ¡En marcha! Dependiendo del perro (tranquilo o enérgico) y de la ruta elegida (llana o montañosa), el paseo es más o menos deportivo, salpicado de pausas para disfrutar del paisaje. Una vez superada la excitación inicial, te dejarás llevar por el ambiente de los grandes espacios abiertos, perturbados únicamente por el sonido del viento entre los árboles y el jadeo de los perros. Una experiencia mágica. - Trineo libre en Morbier

Tomamos aire en el Parque Regional del Haut-Jura

El lago des Rousses, una bella etapa de la ruta ciclista.
© Thierry Beaurepère - El lago des Rousses, una bella etapa de la ruta ciclista.

Alrededor de la estación de Les Rousses hay mil maneras de mantenerse en forma. "Vélo Jurassic Tour" ofrece la posibilidad de explorar el parque regional del Haut-Jura en bicicleta de montaña con asistencia eléctrica, con una cincuentena de circuitos en bucle de entre 15 y 60 kilómetros. De senderos a pistas forestales, entre lagos y cascadas, la bicicleta eléctrica permite superar todas las dificultades, por ejemplo alrededor del Lago des Rousses. Más arriba aún, las Hautes-Combes son un lugar más fresco. En estas altas mesetas que culminan a más de 1.000 metros, habitadas únicamente por algunas granjas aisladas, se extienden praderas onduladas hasta donde alcanza la vista, con las cumbres del Jura como único horizonte. Como guía de montaña, Tédi comparte su pasión por la fauna local. Hoy no hay linces ni rebecos a la vista, pero sí vacas de Montbéliard cuyos cencerros tocan una dulce melodía. Con su amigo Gaël, nos propone terminar el paseo con un tentempié... encaramados a los árboles. Hay que hacer rappel de 6 a 8 metros -con el arnés adecuado- para alcanzar la mesa instalada en las ramas. Después del esfuerzo, ¡la degustación arbórea nos deleita con una variedad de sabores! - Jurassic Vélo Tours

Probamos el sabor de la cultura local

Ruedas de queso comté en el antiguo fuerte militar de Les Rousses.
© Thierry Beaurepère - Ruedas de queso comté en el antiguo fuerte militar de Les Rousses.

Cabaña de trampero, cabaña encaramada, caravana gitana... Les Loges du Coinchet, a 20 kilómetros de Saint-Claude, ofrecen alojamientos insólitos perdidos en la naturaleza. Desde aquí, podrás explorar esta región del Haut-Jura, salpicada de rústicas aldeas donde emergen campanarios de iglesia con forma de cúpula bulbosa, y conocer a fondo la cultura local. En la antigua fortaleza militar de Les Rousses, 135.000 ruedas de queso Comté se maduran lentamente. En el bar de altitud Chez Féodor, podrás descubrir la cerveza de abeto y la cocina en un ahumadero que sorprenderá a tu paladar. La madera es otra de las riquezas de la región, cortada en bloques o transformada in situ. En Moirans-en-Montagne, puedes visitar el adorable museo del juguete, mientras que la empresa de juguetes Vilac exhibe el saber hacer local desde 1911, ¡ideal para un regalo ecorresponsable! En Saint-Claude, preferimos las pipas. Después de visitar el museo, los aficionados a la pipa pueden desviarse hacia el taller Genod Viou o la Fabrique de Chacom para regalarse el objeto de su pasión. - Fort des Rousses - Chez Féodor - Museo del Juguete - Museo de la Pipa y el Diamante

Por Thierry Beaurepère

Después de haber viajado por todo el mundo durante los últimos 30 años... tengo la certeza que Francia es la más bella...

Ver más