4 días en bicicleta (y en silla de ruedas) por el Canal de Deux-Mers con Myriam y Pierre

Inspiración

BurdeosOccitania - Sur de FranciaToulouseCicloturismo

Myriam y Pierre, una pareja de aventureros discapacitados en la vía verde del Canal des Deux Mers, entre Burdeos y Toulouse.
© Wheeled World - Myriam y Pierre, una pareja de aventureros discapacitados en la vía verde del Canal des Deux Mers, entre Burdeos y Toulouse.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 10 octubre 2023

Hace tiempo que Myriam y Pierre soñaban con recorrer un pedazo de Francia en bicicleta, ver desfilar el paisaje al ritmo de las pedaladas y descubrir joyas escondidas tras cada curva de la carretera. Se dirigieron a la vía verde del Canal des Deux-Mers, que une la costa atlántica y la mediterránea, una de las rutas ciclistas más accesibles para ciclistas discapacitados o no. Con una bicicleta eléctrica para uno y una rueda eléctrica acoplada a su silla de ruedas para el otro, la pareja de discapacitados recorrió 270 km entre Burdeos y Toulouse en 4 días. Esta es la historia de su viaje.

Día 1 - Burdeos – La Réole (77 km, tiempo estimado 5h30)

Saliendo de Burdeos, la vía verde del Canal de Deux Mers atraviesa los campos de girasoles.
© Wheeled World - Saliendo de Burdeos, la vía verde del Canal de Deux Mers atraviesa los campos de girasoles.

El espejo de agua de Burdeos marca el punto de partida de nuestro viaje. Tomamos el ciclorruta que cruza el Pont de Pierre para incorporarnos a la vía verde que nos llevará hasta La Réole.

En los primeros kilómetros, atravesamos bosques, viñedos y campos de girasoles en flor. Los colores son magníficos y el cambio de paisaje es total. Hacemos un picnic al pie de la colina donde se encuentran las ruinas de la abadía de La Sauve-Majeure. Es fácil imaginársela, imponente y majestuosa, en su época de máximo esplendor.

La ruta es llana y agradable, así que nos tomamos nuestro tiempo y disfrutamos de un calentamiento gradual mientras vemos desfilar bellos paisajes. A falta de unos diez kilómetros, abandonamos la ciclorruta para tomar una carretera comarcal. El esfuerzo requerido en este tramo tan accidentado es tan exigente como la atención requerida, ya que los automovilistas circulan a gran velocidad.

Tras una refrescante cena en La Réole, regresamos a nuestro alojamiento a orillas del Garona. El ambiente es tranquilo, ¡con el Canal des Deux-Mers no muy lejos!

Día 2 - La Réole – Sérignac-sur-Garonne (72 km, tiempo estimado 5h)

Un bucólico paseo por el Canal des Deux-Mers partiendo de La Réole, al sur de Burdeos.
© Wheeled World - Un bucólico paseo por el Canal des Deux-Mers partiendo de La Réole, al sur de Burdeos.

Pocos kilómetros después de dejar nuestro alojamiento, volvemos a la tranquilidad del canal.

Hasta Toulouse, el Canal des Deux-Mers, que alterna asfalto y gravilla fina (una fina capa sobre suelo duro), es totalmente accesible para las sillas de ruedas. Los carriles bici están a menudo bordeados de barreras para impedir el paso de los coches, lo que podría resultar en principio una molestia para las handbikes. Nos sorprendió gratamente encontrarnos con muy pocas dificultades en nuestra ruta, que era lo suficientemente ancha y espaciada como para permitirnos pasar con nuestro equipo. Cuando, en algunos tramos, las raíces sobresalían, ralentizamos ligeramente el paso: no queremos correr riesgos con la silla de ruedas de Pierre, pero el mantenimiento de la ruta no plantea en general ningún problema.

Con el viento, las hojas de los plátanos revolotean en el aire antes de posarse suavemente en la superficie del agua. Pasamos las primeras esclusas, donde disfrutamos viendo subir y bajar los barcos antes de continuar su ruta. El recorrido por las esclusas es bastante empinado y puede suponer un reto para los usuarios de sillas de ruedas. No tengas miedo de coger impulso. La asistencia eléctrica o un suave empujón de tus compañeros harán el resto.

A mitad de la etapa, Mas-d'Agenais es el lugar ideal para hacer una pausa después de un último esfuerzo para alcanzar la cima de la colina. Tras una visita a la iglesia de Saint-Vincent para contemplar un cuadro de Rembrandt (hay un escalón para acceder a la iglesia), nos instalamos para comer a la sombra de los soportales de la plaza del mercado. Revitalizados y con las pilas cargadas, volvemos a bajar la colina hasta la orilla del agua.

Día 3 - Sérignac-sur-Garonne – Moissac (56 km, tiempo estimado 3h)

El Puente-canal de Agen, en Occitania es uno de los más largos de Francia.
© Wheeled World - El Puente-canal de Agen, en Occitania es uno de los más largos de Francia.

Después de dos días con buen tiempo, al tercer día nos llovió. Sin embargo, no decae nuestro ánimo y continuamos hasta donde pudimos. Poco antes de Agen, nos refugiamos para degustar unas ostras en una guinguette. Como la lluvia no arreciaba, tuvimos que resignarnos a tomar un tren hasta Moissac.

Para llegar a la estación, tomamos el primer puente-canal de Francia, ¡construido en 1839! Esta estructura salva el Garona a lo largo de algo más de 500 metros y facilitaba el transporte de mercancías entre Burdeos y Toulouse. Hoy en día, sólo lo utilizan embarcaciones de recreo. Terminamos la jornada al calor de nuestro alojamiento, con la esperanza de volver a montar en bicicleta al día siguiente.

Importante: antes de subir a un tren en silla de ruedas, es importante comprobar que la estación de destino es accesible. Toda la información está disponible en la página web de la SNCF.

Día 4 - Moissac – Toulouse (70 km, tiempo estimado 4h30)

La iglesia abacial de Saint-Pierre de Moissac, en la región francesa de Occitania, se encuentra a pocos metros del Canal des Deux-Mers.
© Wheeled World - La iglesia abacial de Saint-Pierre de Moissac, en la región francesa de Occitania, se encuentra a pocos metros del Canal des Deux-Mers.

Vuelve a salir el sol y, antes de abandonar Moissac, visitamos la iglesia abacial de Saint-Pierre y su magnífico claustro románico, construido a finales del siglo XI. A continuación, nos detenemos en el mercado de la Place des Récollets en busca de comida para nuestro picnic. Es hora de emprender la última etapa.

Al salir de Moissac, tomamos otro puente del canal, esta vez sobre el Tarn. Construido en parte con ladrillos de Toulouse en 1844, la luz del sol le confiere unos tonos rojizos que destacan sobre el verde oscuro de los árboles reflejados en el agua: ¡es sublime! Tras la cuesta de Montech y su ingenioso sistema para salvar las esclusas a los barcos de carga, aprovechamos para cruzar un pequeño puerto deportivo para hacer una última parada y degustar la charcutería y los quesos que habíamos comprado por la mañana.

Luego partimos, prácticamente solos, a toda velocidad por los plátanos. Cuanto más nos acercamos a nuestro destino, más caminantes hay. En el puerto de l'Embouchure, el Canal des Deux-Mers termina y se convierte en el Canal du Midi. Volvemos al bullicio de la ciudad, que casi habíamos olvidado durante estos cuatro días en plena naturaleza. La Place du Capitole y la cruz occitana marcan el final de nuestra aventura ciclista.

¡Definitivamente, estamos enamorados de las aventuras en bicicleta! Estos cuatro días por el Canal des Deux-Mers nos han confirmado que la movilidad suave y las sillas de ruedas no son incompatibles. Es la forma ideal de descubrir la belleza, a menudo insospechada, de las regiones francesas, y merece la pena pasar todo ese tiempo, aunque sea mucho más del que se pasaría en ir en coche. Y tú, ¿cuándo emprenderás tu aventura?

Importante saber: cómo organizar un itinerario en bicicleta en silla de ruedas

Paseo en bicicleta por el Canal des Deux-Mers entre Sérignac-sur-Garonne y Moissac, en Occitania.
© Wheeled World - Paseo en bicicleta por el Canal des Deux-Mers entre Sérignac-sur-Garonne y Moissac, en Occitania.

Para una persona sin discapacidad es fácil organizar unos días en bicicleta, gracias a la amplia oferta de empresas de alquiler y alojamientos. Pero si vas en silla de ruedas, lo mejor es planificarlo con antelación para evitar sorpresas desagradables.

En primer lugar, lo más importante es encontrar un alojamiento accesible para poder descansar y recuperar fuerzas para la siguiente etapa. Encuentra todas nuestras direcciones con detalles de accesibilidad en nuestro mapa Mapstr

En segundo lugar, tienes que elegir el equipamiento más adecuado para tu discapacidad. Pierre optó por una rueda que se fija a su chasis. Está equipada con un manillar y una asistencia eléctrica para ayudarle en su esfuerzo. La rueda puede retirarse durante las pausas: basta con desmontarla para volver al tamaño y la movilidad de la silla de ruedas. En el Canal des Deux-Mers, lo mejor es llevar tu propio equipo: por lo que sabemos, ¡es difícil encontrar handbikes de alquiler! La página web de Locapino ofrece alquiler de tándems.

Por Wheeled World

Myriam y Pierre son una pareja de aventureros handi-valide (discapacidad inclusiva) que exploran Francia y el mundo para destacar las experiencias adaptadas. Apasionados por la naturaleza y los espacios abiertos, se enfrentan cada día a sus límites para aprender a superarlos y hacer retroceder las barreras físicas y psicológicas de la discapacidad.

Ver más