En la Ruta de Napoleón con el fotógrafo Guillaume Dubois

Después de un año de exilio en la isla de Elba, Napoleón desembarcó en la playa de Golfe-Juan. Sólo tiene un objetivo: recuperar su lugar en el trono. Para evitar las tropas monárquicas, cruza los Alpes tierra adentro. Una sucesión de paisajes mediterráneos y montañosos, cada uno más bello que el otro, que el fotógrafo Guillaume Dubois te muestra.

Abril de 1814. Napoleón es exiliado a la isla de Elba después de ser obligado a abdicar. Entonces sólo tenía una idea en mente: recuperar el poder dejado en manos de la monarquía de Luis XVIII. El 1 de marzo de 1815, desembarcó en el Golfe-Juan de Vallauris y eligió llegar a Grenoble por el camino de los Alpes para evitar las tropas monárquicas. Luego emprendió una epopeya de 6 días que se extendió sobre dos regiones (Ródano-Alpes y Provenza-Alpes-Costa Azul) y casi 324 kilómetros. La ruta de Napoleón, oficialmente nombrada en 1932, sigue la ruta que él tomó en ese momento. El fotógrafo Guillaume Dubois ha seleccionado algunos de los más bellos paisajes de esta mítica ruta.

Deambular por las calles de Mougins y sus galerías de arte

Desde la cima de su colina, Mougins domina el curso inicial de la Ruta de Napoleón, desde Cannes hasta Grasse. Este pequeño pueblo, típicamente mediterráneo, es muy conocido por la gente de la Costa Azul porque refleja el arte de vivir de la Costa Azul. Con una veintena de galerías de arte y talleres de pintura, es particularmente conocido por su producción artística. Siempre es un placer pasear por sus pequeñas calles y admirar los cuadros expuestos. Mougins también es conocido por su gastronomía. Estoy enamorado del restaurante l'Amandier de Mougins (Enlace externo) , dirigido por un discípulo de Paul Bocuse. Allí se puede disfrutar de la buena cocina mediterránea.

Visitar Grasse, la ciudad del perfume

Esta ciudad, mi ciudad, está situada a unos 20 kilómetros de Cannes. Es la capital del perfume. Aquí, no olemos el perfume, sino que lo vivimos. Yo mismo trabajé durante diez años en la producción de perfumes, en dos casas históricas. Gracias a sus conocimientos, todas estas grandes casas han contribuido a hacer de Grasse la Capital Mundial del Perfume. Un patrimonio cultural reconocido por Unesco. Saliendo de Grasse hacia Castellane, según creo yo, entramos en la parte más hermosa de la Ruta de Napoleón. Es realmente hermosa. La vegetación varía según la altitud y la exposición (mediterránea o continental), y se mezcla con una mineralidad cada vez más pronunciada. La civilización, por otro lado, se vuelve furtiva. Las raras aldeas a lo largo del camino parecen cruzar los años sin preocupaciones. Uno tiene la oportunidad de ver el mar en fragmentos a lo largo del camino. El juego consiste en averiguar cuándo desaparecerá del paisaje para siempre.

La cascada de Clars te fascinará

Ah, la cascada de Clars, una bonita joya poco conocida por el público en general. Esta cascada de unos cuarenta metros es simplemente suntuosa e impresionante. ¿Qué tiene de especial? La pared mineral inclinada hace que el agua no fluye por ella. Podemos pasar por detrás de ella. Es fácil llegar a ella desde el pueblo de Escragnolles. Es el lugar ideal para hacer un picnic en medio del verdor.

Visitar Castellane, un pueblecito medieval

Desde que era adolescente, me ha fascinado este pueblo medieval situado a 724 metros de altitud. Con su mezcla de arquitectura medieval, de montaña y mediterránea, representa perfectamente el espíritu de la Ruta Napoleónica que une el mar con las montañas. El pueblo está dominado por un enorme pico rocoso que lo convierte en su emblema: el Roc, de 184 metros de altura y coronado por una pequeña capilla. ¡Siempre pensé que era el lugar perfecto para casarse! La vista es impresionante. Castellane es el pueblo donde la Ruta de Napoleón cruza el Verdon, y así permite alcanzar los lagos de gran altitud del Verdon río arriba y las famosas Gargantas del Verdon río abajo. Estos desfiladeros son los más profundos de Francia. Una verdadera obra maestra de minerales, este lugar es un paraíso para los amantes de la naturaleza, los entusiastas del barranquismo, los excursionistas y los fotógrafos, por supuesto... ¡Eso te demuestra lo mucho que amo este lugar!

Descansar en el lago de Castillon

El valle de Verdon está compuesto de una sucesión de lagos. El lago de Castillon, cerca de Castellane, es el segundo más grande después del lago de Sainte-Croix. Ofrece un panorama muy diferente de los otros lagos de la región. Es el lago intermedio entre los de Provenza y los de montaña. Siempre me cautiva su color... Sobre todo porque sumerge el antiguo pueblo de Castillon, que fue engullido bajo el lago después de que la presa lo cubriera de agua en 1948.

Observar el Rocher de la Baume en Sisteron

Situada entre Provenza y los Alpes, Sisteron es una ciudad medieval que no hay que perderse en la ruta de Napoleón. Los habitantes de Sisteron están orgullosos de la historia de su ciudad y la reivindican. La ciudad se extiende frente al impresionante Rocher de la Baume. Cuando lo miras, tienes la sensación de que su cresta ha sido partida con una espada: es la puerta de entrada al Sur. Y eso es lo que lo hace un lugar completamente atípico.

Cita en la Ruta de Napoleón 

Mougins, Grasse, cascada de Clars desde el pueblo de Escragnolles, Castellane, cascada de Castillon, Rocher de Baume en Sisteron por la Ruta de Napoleón