El barrio del Marais de París se disfruta aún más en compañía de niños

Barrio histórico y céntrico, el Marais es un lugar de visita ineludible de París. Durante los domingos, gran parte de este encantador distrito se convierte en una zona peatonal. Sin embargo, en este bullicioso paraíso de compras parisino, que suele estar abarrotado, acceder con niños pequeños puede presentar desafíos. ¡Descubre nuestras recomendaciones para convertir tu paseo en un divertido juego para los más pequeños! Sigue nuestra guía.

11:00: Saludar a los osos en el Museo de Caza y Naturaleza

Este atípico museo ocupa dos mansiones del Marais unidas por un bonito patio empedrado. Desde 2003 sus muros albergan la colección privada de la Casa de la Caza y la Fundación de la Naturaleza: un gabinete de curiosidades, que reúne pinturas, armas de caza de todas las épocas, y también una sala entera de trofeos de caza y animales de peluche de todo el mundo. En los acogedores salones, los niños se suelen quedar impresionados por el enorme un oso polar a tamaño natural que les da la bienvenida y un jabalí muestra, imponente, sus defensas. Y eso de ahí, ¿no es un lobo? Con los más pequeños, 45 minutos son más que suficientes para disfrutar de este curioso descubrimiento. Un paseo exótico que es gratis para niños menores de 18 años.

12:30: Comer una crepe en Breizh Café

Es la historia de un bretón, Bertrand Larcher, que estableció su primera crepería en Tokio en 1995, antes de establecerse en su región natal en 2003, y luego en París en 2005. Con 9 creperías en Japón, una en Saint-Malo, una en Cancale y dos en París, goza de una gran reputación. Productos de calidad y crepes deliciosas y originales (¡sin olvidar los clásicos!), es la receta para asegurar el éxito y el disfrute de toda la familia. El servicio es atento y recomendamos reservar.

14h30: en los columpios de la Place des Vosges

La plaza más antigua de París es también una de las más famosas, ¡y por una buena razón! Rodeada de mansiones con fachadas idénticas, hechas de ladrillo rosa, nos encontramos ante el escenario de un cuadro perfecto, ¡una joya! En el corazón de la plaza, la plaza Louis XIII hace las delicias de los paseantes: el césped rodeado de álamos y castaños que nos ofrecen un oasis de naturaleza en el corazón de este animado distrito. ¡Y también es un paraíso para los niños! ¿Qué podemos hacer aquí? Tumbarnos en el césped, jugar al fútbol, hacer castillos de arena y disfrutar de juegos originales y creativos. Columpios, toboganes y escalada de todo tipo: una pausa ideal.

16h: comer dulces Chez Bogato

Desde 2009, nos damos cita en esta pastelería y confitería única cada vez que se quiere organizar un cumpleaños o una fiesta sorpresa. Y sin embargo, esta pastelería tiene una extraña historia, ligada a la de Anaïs Olmer, su fundadora. Cuando su primera hija era aún muy pequeña y estaba embarazada de su segundo hijo, esta directora artística tuvo una idea: convertir su afición por los dulces en una profesión convirtiéndose en pastelera. Con un CAP en el bolsillo, se embarcó en la aventura de crear pasteles para niños (pero no sólo para niños), aprovechando sus dotes de diseñadora gráfica. Por eso, en esta auténtica casa de repostería, encontrarás maravillosos y coloridos pasteles, galletas, cupcakes, caramelos, una selección única de decoraciones festivas y otros accesorios para crear ambiente. Además, dos días a la semana, podrás participar en talleres para niños, adolescentes o dúos (padres e hijos): elaboración de macarrones, cupcakes, troncos y otras clases de repostería... ¡Para los más golosos!

17h: Encontrar tesoros en Bonton

Este es un lugar ineludible para ir de compras con tu familia: Bonton, una de las marcas infantiles francesas más famosas. Este concepto de tienda, situada en el bulevar Beaumarchais es una verdadera cueva de Ali Baba. Ropa, juguetes, decoración, libros, dulces: todo pensado para los niños. Incluso hay un salón de belleza especializado para los más pequeños. Antes de salir de la tienda, no te olvides de inmortalizar tu visita en el fotomatón: ¡hay una gran cantidad de disfraces para la diversión!

Recomendaciones y consejos:
¿Quién dijo que París no es apto para niños? Con sus plazas arboladas y su ambiente pueblerino, Le Marais es sin duda uno de los barrios más acogedores de París. Tú también puedes contribuir a que esta zona sea aún más acogedora para los niños optando por el transporte público para desplazarte, o adoptando soluciones de movilidad suave (bicicleta, paseos, patinete, etc.). Es una buena manera de divertirse y contribuir a mejorar la calidad del aire de la capital. ¡Feliz exploración en familia!

Cita en el barrio del Marais en París