Tres artesanos que reinventan el vaquero en Francia

¿Sabías que los jeans, una prenda icónica de vestir mundial, son más franceses de lo que creemos? Muy lejos de los cow-boys estadounidenses, es más bien a un maestro sastre de la región francesa de Cévennes a quien se le atribuye la fabricación del primer vaquero del mundo. Unos siglos más tarde, este saber hacer francés encabeza la lista en moda sostenible.

El más célebre: Chez 1083, en la Drôme

En Romans-sur-Isère, entre los Alpes y Occitania, se fabrica calzado desde hace mucho tiempo. En los años 30, la ciudad llegó incluso a hacerse un nombre internacional bajo el impulso de Charles Jourdan, que durante décadas calzó a las más grandes actrices de Hollywood, desde Ava Gardner a Marylin Monroe y Sophia Loren. Hoy, en Romans-sur-Isère, ya casi no se fabrican zapatos. En cambio, fabricamos vaqueros desde 2013 y el nacimiento de la marca local 1083. ¿Por qué 1083? Porque 1083 kilómetros separan las dos ciudades francesas más distantes, Menton (cerca de Niza) y Porspoder, un pueblo al norte de Brest. Eso está muy lejos de la media de 65.000 kilómetros que recorre los otros vaqueros antes de acabar en las estanterías de una tienda.
1083 no sólo fabrica vaqueros, sino también zapatillas deportivas, muy de moda en Francia, y camisetas de algodón ecológico. Aunque el algodón utilizado se cultiva principalmente en Tanzania o Malí, los vaqueros se tiñen, tejen y confeccionan en Francia. En 1083 tienen incluso su propia lavadora láser: una primicia en Francia, que ahorra un 95% de agua y un 75% de energía en comparación con el proceso tradicional. La próxima innovación de 1083 será un par de vaqueros fabricados con hilo Seaqual©TM, hecho de botellas de plástico recicladas y residuos marinos. Los vaqueros pueden devolverse al final de su ciclo de vida: serán triturados y transformados de nuevo en hilo. Al entrar en los talleres 1083, descubrirás todo el proceso de fabricación, desde la recepción de las materias primas hasta la demostración de la lavadora. ¡Y la visita termina con la boutique para pasar a la fase de compras!

El histórico: Atelier Tuffery, en las Cévennes

Nos encontramos en el corazón del Parque Nacional de las Cevenas, a la entrada de las Gargantas del Tarn, en la pequeña localidad de Florac. Por aquí pasa el famoso GR70, el apodado "sendero de Stevenson", que se puede descubrir a caballo o en burro. En Florac vivía el famoso maestro sastre Célestin Tuffery, que tuvo la idea, en 1892, de confeccionar los primeros pantalones vaqueros para los ferroviarios. Célestin Tuffery fue el primer fabricante de tela vaquera de Francia, y transmitió su saber hacer a sus hijos y nietos, que han mantenido el taller familiar generación tras generación. Varios siglos después de Célestin Tuffery, es ahora su bisnieto, Julien Tuffery, quien lleva el timón de la empresa familiar.
Firmemente afianzado en el siglo XXI, y ahora a la cabeza de las marcas que crean la moda francesa, Atelier Tuffery sigue haciendo honor a los materiales nobles y aspira a una fabricación responsable: etiquetas de cuero, remaches de cobre, los vaqueros se diseñan, cortan, cosen, montan y lavan en Francia. Aunque utiliza principalmente algodón, el Atelier Tuffery quiere reducir su huella de carbono utilizando fibras sostenibles: ¡por eso ha creado los primeros vaqueros tejidos con lana francesa, la de las ovejas Lacaune del Causse Méjean y Merinos de Arles! Mientras que el algodón crece en el fin del mundo y requiere mucha agua, el cáñamo crece fácilmente en las Cevenas: ya en el siglo XIX, Célestin Tuffery inició el uso del cáñamo para crear vaqueros. Desde hace dos años, su bisnieto trabaja en la reactivación de una industria local, olvidada en Occitania, y vuelve a ofrecer vaqueros de cáñamo. El círculo se ha completado.
Durante todo el verano, de junio a septiembre, el Atelier Tuffery ofrece dos visitas guiadas gratuitas al día: la flamante tienda ha sido concebida para los talleres de fabricación, totalmente acristalados, y linda con ellos. Para una inmersión total en el mundo de los vaqueros made in France.

El "Hombre hecho a sí mismo": Dao, en Nancy

Si viajas por Lorena, no puedes perderte la ciudad de Nancy y su maravillosa plaza Stanislas. A poca distancia se encuentra el taller de Davy Dao, que fabrica aquí vaqueros con la marca Dao. Un joven jefe de 32 años con un pasado atípico. Davy Dao, el quinto de una familia de ocho hermanos, solía heredar los pantalones de sus hermanos mayores... hasta los 14 años. Gracias a algunos trabajos esporádicos, se compró su primer par de vaqueros de primera mano. Por desgracia, eran un poco grandes: Davy robó la máquina de coser de su madre, los cortó a medida y aprovechó para personalizarlos. Había nacido su pasión.
A los 24 años, mientras trabajaba como vendedor en una tienda de vaqueros, Davy Dao decidió ir a descubrir Vietnam, el país de origen de sus padres. Allí descubrió la otra cara de la industria vaquera. Le contrataron en una cadena de producción, de donde salían la mayoría de los pantalones de grandes marcas que vendía en Nancy. Su vecino de línea tenía 12 años y trabajaba 40 horas a la semana para alimentar a su familia. Esto fue un shock para Davy Dao. En Nancy, su decisión estaba tomada: iba a lanzar su propia marca de vaqueros y la prenda tendría que ser responsable.
Unos años más tarde, se trasladó a un taller de 90 m² en el centro de la ciudad. Siete personas trabajan a su lado. Atento a la sostenibilidad de sus prendas, Dao acaba de lanzar su primer par de vaqueros de lino, una producción muy local ya que Francia es el primer productor mundial de lino. Si vas a su tienda a hacer unas compras, no dudes en pedir visitar el taller. Si está allí, Davy Dao te llevará entre bastidores de sus vaqueros.

Sobre los jeans franceses

Desde su taller, el sastre Célestin Tuffery ve a los obreros llegados de toda Francia para construir el ferrocarril cerca de su casa. Buscaba la manera de ofrecerles un pantalón sólido que pudiera acompañarles en las obras. Fue entonces cuando tuvo la idea de utilizar un conocido tejido del sur de Francia, que había hecho la fortuna de los comerciantes de la ciudad de Nîmes: una tela "de Nîmes", tejida con lana y seda, resistente y fácil de reparar, que antes se utilizaba para hacer calcetines o sábanas.

Corría el año 1892, en el corazón de las Cevenas. ¡Nacieron los primeros vaqueros! Al otro lado del Atlántico, se empezó a tejer un tejido sólido similar, pero de algodón: fue el nacimiento del denim moderno, popularizado en todo el mundo por Levi Strauss.

Hoy, los vaqueros están en todas partes, los llevan tanto los trabajadores como los jefes de Estado. Símbolo de la globalización, se fabrican mayoritariamente en Asia o Europa, con algodón procedente de Asia o África... y plantean graves problemas ecológicos tanto por el cultivo del algodón (que requiere mucha agua) como por sus numerosos viajes (¡una vuelta y media al mundo antes de llegar a tu armario!). Pero en Francia, donde nació el "de Nîmes" hace casi tres siglos, el saber hacer francés revive gracias a artesanos preocupados por su huella ecológica, que trabajan con materiales innovadores y buscan deslocalizar su producción, en talleres que se pueden visitar. Echamos un vistazo entre bastidores a estas empresas que están reinventando el vaquero "made in France".