7 maneras de olvidarse del invierno en Córcega

Los días se acortan, las temperaturas bajan y los amantes de la nieve en polvo se dirigen a las cumbres. Abraza el cambio de estaciones y sumérgete en el estilo de vida corso aprovechando el clima suave de la isla en otoño e invierno. Una escapada fuera de temporada, perfecta para descubrir los encantos auténticos de la isla en pequeños grupos y ampliar tus actividades al aire libre.

Contemplar la nieve de cerca o de lejos

Las temperaturas son tan suaves en invierno en Córcega que uno casi olvida que la isla de la belleza cuenta con 4 estaciones de deportes de invierno (Asco, Ghisoni-Capanelle, Val d'ese y Vergio). Por eso no es raro ver desde la orilla del mar picos nevados como el Monte Cinto, el punto más alto de Córcega. Puedes subir a la estación, descender algunas pendientes o andar con raquetas de nieve antes de regresar a la costa al final del día o disfrutar de las vistas y del sol en la playa. ¡Tú eliges!

Avistamiento de cetáceos

Mientras otros esperan a que caiga la nieve, tú puedes salir al encuentro del delfín mular y el rorcual común. Córcega es un lugar excelente para observar estos magníficos cetáceos, tanto si optas por una excursión al noroeste, en la Reserva Natural de Scandola, como al sureste, frente a Porto-Vecchio. Y si quieres ofrecerte la mejor opción, puedes optar por una expedición marítima de varios días en catamarán, una ocasión ideal para toparse con otras especies marinas, como rayas o tintoreras. En cuanto a los más aventureros, pueden entregarse a los placeres del esnórquel y admirar la belleza del fondo marino. No olvides la máscara y la tuba.

Degustar las especialidades corsas

Coppa, panzetta, lonzu, prisuttu... la charcutería es sin duda la estrella de la gastronomía local, gracias a la raza porcina de la isla, el famoso "porcu nustrale". Y una buena noticia para los visitantes fuera de temporada: algunas especialidades corsas sólo pueden comerse en invierno, como el sublime figatellu, un embutido seco preparado a la brasa o al fuego de leña, que se desliza en un trozo de pan de harina de castaña (pulenda), acompañado de brocciu (queso de oveja, otra estrella local) y huevos fritos. ¡Bon appétit!

Orientarse con el termómetro

Ponemos rumbo a Porto-Vecchio. Al abrigo del macizo del Ospedale, nos encontramos con el microclima más insolente de la isla, con una media de 16,7°C todo el año. Y es una magnífica idea aprovechar el otoño o el invierno para pasear tranquilamente por las pintorescas callejuelas y la ciudadela cargada de historia, sin el calor del verano... o para disfrutar de las deliciosas playas casi desiertas de arena fina. Los aficionados al deporte y los amantes de la naturaleza encontrarán aquí condiciones ideales para explorar los senderos costeros (como el de Tamaricciu), practicar senderismo en las montañas (como el de A Punta di A Vacca Morta) o dirigirse a las cumbres nevadas de los alrededores para una excursión con raquetas de nieve.

Disfrutar de las «oursinades»

Sutil placer reservado durante el invierno, la captura de erizos de mar es una alegre excusa para hacer la fiesta desde por la mañana. Se comen a pie de playa, recién cogidos de las costas rocosas de la isla, normalmente entre Cargèse y Bonifacio. Es un placer que los lugareños disfrutan con la familia y los amigos, en un paisaje de ensueño, calentados por el sol de invierno y un vaso de buen vino blanco corso. Un plato que los turistas también pueden degustar del 15 de diciembre al 15 de abril en muchos de los restaurantes de la costa corsa.

Privatizar el paraíso

Es una de las playas más bonitas de Francia. Y como es invierno, las aguas translúcidas de Palombaggia son tuyas y sólo tuyas (o casi). Así que aprovecha la arena fina y, mientras continúas tu paseo hacia el sur, contempla las calas salvajes salpicadas de soberbios pinos paraguas, mientras el mar se adorna con los reflejos rosados de las rocas de pórfido diseminadas por el litoral.

Ir siempre más al sur

En noviembre, pizzas, prosecco, buen cine... En febrero, tapas, sangría, películas llenas de colores y fiestas. ¿Ya no sabes dónde estás? Es normal: durante la temporada baja, Ajaccio palpita al ritmo de varios festivales de cine: el Festival de Cine Italiano, pero también el Festival de Cine Español y Latinoamericano de Ajaccio. ¿Prefieres viajar a través de otras artes? La capital corsa tiene mucho más que ofrecer: paseos a caballo acompañados de una pausa culinaria y cantos corsos (noviembre), o su Festival Internacional de Circo (febrero). Tanto si prefieres las actividades de interior como al aire libre, es imposible aburrirse en Ajaccio, incluso una vez terminada la temporada.

Recomendaciones y consejos:
¿Buscas un lugar con paisajes de postal, un ambiente apacible y apacibles días soleados? Córcega lo tiene todo, incluso en otoño e invierno. De hecho, unas vacaciones en temporada baja son muy recomendables, ya que te beneficiarás de precios reducidos en transporte y alojamiento, descubrirás la isla más colorida en las mejores condiciones y disfrutarás de las especialidades culinarias locales que sólo pueden degustarse en esta época del año. ¡Disfruta de tu viaje a Córcega!


Para saber más:

A leer también:

Cita en Córcega