Sendero del litoral vasco: ¡un deleite para la vista!

Inspiración

Biarritz - País VascoCosta AtlánticaNaturaleza & Actividades al aire libre

Seguimos el sendero del litoral desde la playa de Erretegia, en Bidart, en el País Vasco.
© Aurélie Michel - Seguimos el sendero del litoral desde la playa de Erretegia, en Bidart, en el País Vasco.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 22 abril 2019, actualizado el 1 junio 2024

Desde Bidart hasta Hendaya, en el País Vasco, el camino se erige majestuoso sobre el océano, serpenteando entre impresionantes acantilados y encantadores pueblos típicos, con el mar de un lado y las majestuosas montañas del otro. France.fr te invita a descubrir 7 lugares a lo largo del sendero del litoral, cada uno ofreciendo vistas extraordinarias que no puedes dejar de contemplar.

Capilla de Sainte-Madeleine, en Bidart

Vistas del litoral vasco desde la capilla de Sainte-Madeleine, en Bidart.
© Office de tourisme de Bidart - Vistas del litoral vasco desde la capilla de Sainte-Madeleine, en Bidart.

A la altura de la playa de Erretegia, en Bidart, es donde empieza el sendero del litoral vasco para terminar en Hendaya, 25 kilómetros más lejos. Se puede recorrer en varias etapas, pero aconsejamos caminar siempre en dirección a Hendaya para poder contemplar las montañas. Primer lugar con unas vistas magníficas: la capilla de Sainte-Madeleine. Construida en 1820 en la cima de un acantilado, domina la costa vasca. A continuación, llegamos a la playa del Centro, siempre en Bidart. - Visita Bidart

Capilla de Saint-Joseph, en Bidart

Las vistas desde la capilla de Saint-Joseph, en Bidart, en el País Vasco.
© Office de tourisme de Bidart - Las vistas desde la capilla de Saint-Joseph, en Bidart, en el País Vasco.

No muy lejos de la primera, esta segunda capilla domina el famoso spot de surf de Parlementia. En los días de fuerte oleaje, éste es el lugar ideal. Paneles interpretativos explican cómo se crean las olas del océano Atlántico. Ideal para relajarse o hacer un picnic, este espacio verde cobra vida durante las ceremonias y celebraciones que tienen lugar aquí. Se puede asistir a las celebraciones desde el exterior, en el porche habilitado al efecto. Destaca especialmente una pila de agua bendita. Antes reservado a los leprosos y sus descendientes, ahora permite a todo el mundo disfrutar de las ceremonias.

Puerto de Guéthary

Descansamos en una terraza frente al océano, en Guéthary, en el País Vasco.
© Aurélie Michel - Descansamos en una terraza frente al océano, en Guéthary, en el País Vasco.

A continuación, el sendero del litoral nos conduce hacia el pintoresco puerto de Guéthary. Nos detenemos en la playa para observar a los surfistas. Durante los días soleados, la experiencia se vuelve aún más placentera al permitirnos disfrutar de la serenidad del entorno desde la comodidad de la terraza de uno de los acogedores cafés o restaurantes. - Visita Guéthary

Punta de Sainte-Barbe, en San Juan de Luz

Vistas de San Juan de Luz desde la punta de Sainte-Barbe, en el País Vasco.
© Aurélie Michel - Vistas de San Juan de Luz desde la punta de Sainte-Barbe, en el País Vasco.

Tras pasar por las bonitas playas de Lafitenia, famosa por la práctica del surf, y Erromardie, se llega a Pointe Sainte-Barbe y su capilla homónima. Primero lugar de culto, después plaza fortificada, la capilla siempre ha ocupado un lugar especial en la historia de San Juan de Luz. Lugar de peregrinación para los marineros, la capilla fue acompañada de un fuerte durante la ocupación española en 1636. En el siglo siguiente, fue destruida tras ser alcanzada por un rayo. Reconstruida, se transformó de nuevo en puesto de vigilancia marítima y luego en centro antiaéreo durante las dos guerras mundiales, para finalmente convertirse hoy en un lugar tranquilo para disfrutar en familia. Desde aquí, la vista de la bahía y del pueblo de San Juan de Luz es increíble. En el otro extremo de la bahía, se divisa el fuerte de Socoa. - San Juan de Luz

Cornisa vasca

La cornisa vasca, entre San Juan de Luz y Hendaya, en el País Vasco.
© Aurélie Michel - La cornisa vasca, entre San Juan de Luz y Hendaya, en el País Vasco.

Unos acantilados majestuosos se alzan entre San Juan de Luz y Hendaya. Este tramo conocido como la cornisa vasca es uno de los más bellos del sendero del litoral. Entre la carretera y el acantilado, ofrece a los caminantes -¡y a los automovilistas! – unos panoramas magníficos de las montañas, el océano Atlántico y las pequeñas calas situadas más abajo. Es bueno saber que una vez al año, a finales de septiembre, la cornisa vasca se vuelve completamente peatonal con motivo de la Fiesta de la Cornisa. - Cornisa vasca

Propiedad y Castillo de Abbadia, en Hendaya

La propiedad de Abbadia, en el País Vasco, es una reserva biológica y geológica.
© Aurélie Michel - La propiedad de Abbadia, en el País Vasco, es una reserva biológica y geológica.

Al acercarnos a Hendaya, cruzamos la majestuosa propiedad de Abbadia. Aquí, el sendero del litoral serpentea a través de las verdes praderas y miradores nos invitan a admirar la costa, el océano y las pequeñas calas. También percibimos el Castillo de Abbadia, de estilo neogótico, construido a finales del siglo XIX para Antoine d’Abbadie. Pronto, aparece la bahía de Hendaya, así como Les Deux Jumeaux, dos grandes rocas gemelas que se han despegado del acantilado por el efecto de la erosión. Se dice que pronto serán tres. Accesible a marea baja, la cala es un verdadero paraíso en miniatura… - Dominio de Abbadia

Playa de Hendaya

 Los Dos Gemelos vistos desde la playa de Hendaya, en el País Vasco.
© Aurélie Michel - Los Dos Gemelos vistos desde la playa de Hendaya, en el País Vasco.

El sendero del litoral termina con los pies en la arena de la playa de Hendaya. Con algo más de 3 km de longitud, esta playa ha sido galardonada con la etiqueta Handiplage, lo que facilita el acceso y el baño a cualquier persona con discapacidad. Perfectamente segura, la playa de Hendaya fue votada como la 4ª playa más bonita de Francia en 2019. Perfecta para aprender a hacer surf, también puedes alquilar una tumbona aquí para un momento de descanso y relajación después de tu paseo. Frente a nosotros, el océano y las rocas de Les Deux Jumeaux, ¡vistos esta vez desde abajo! - Hendaya

Por Aurélie Michel

Periodista en la web y prensa escrita en publicaciones sobre el turismo, deporte y cocina. Apasionada por la fotografía y el surf.

Ver más