En La Gacilly, la naturaleza es arte

Inspiración

BretañaCultura & PatrimonioPueblos & Campiña

La Gacilly, un pueblo de Bretaña donde la cultura rima con naturaleza.
© Emmanuel Berthier - La Gacilly, un pueblo de Bretaña donde la cultura rima con naturaleza.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 17 mayo 2021, actualizado el 1 junio 2024

El interior de Bretaña es también hermoso. Para convencerse de ello, basta con hacer una parada encantadora en el pueblo de La Gacilly, en el corazón de Morbihan. En este lugar, el verde de los prados y jardines no tiene nada que envidiar al azul del océano, el perfume de las flores sustituye al del rocío marino y las artesanías, presentes en el recodo de cada callejón, son tan vigorizantes como la orilla del mar. Te llevamos a una odisea de plantas 100% bretonas.

Inmersión floral en La Maison Yves Rocher

Museo inmersivo en la Maison Yves Rocher en La Gacilly, en Bretaña.
© Emmanuel Berthier - Museo inmersivo en la Maison Yves Rocher en La Gacilly, en Bretaña.

Situada en un entorno bucólico -un antiguo molino de piedra a orillas del río-, la Maison de Yves Rocher rinde homenaje a un nativo de la región. Originario de La Gacilly, Yves Rocher apuesta por la naturaleza desde los años 50, mucho antes de que la ecología estuviera de moda, para imaginar tratamientos cosméticos a base de plantas y flores. Esta es la historia que narra este museo inmersivo a través de un recorrido multisensorial de 45 minutos que lleva a los visitantes al corazón del mundo vegetal.

La Maison Yves Rocher

En un refugio en La Grée des Landes

Aciana, manzanilla y caléndula... Las tres plantas emblemáticas de la marca Yves Rocher han dado nombre a las nuevas suites de La Grée des Landes. Encaramado en una colina a las afueras del pueblo de La Gacilly, este hotel ecológico de 4 estrellas con 29 habitaciones ha sido diseñado como un acogedor refugio. Con suelos de madera de roble, cortinas de lino claro, edredones de algodón orgánico e incluso un tejado verde, la naturaleza está a flor de piel hasta en el restaurante gastronómico Les Jardins sauvages. Un huerto "centinela" se encarga de que las verduras, frutas y hierbas que se sirven en los platos sean siempre exclusivamente de temporada, cultivadas allí mismo... o cerca. Es hermosa, buena y orgánica, una verdadera cocina 100% bretona, ¡hasta la última hoja!

La Grée des Landes

Reverdecer el Jardin Botánico

El Jardín Botánico en La Gacilly, en Bretaña.
© Emmanuel Berthier - El Jardín Botánico en La Gacilly, en Bretaña.

Tanto si eres un aspirante a jardinero, un experto botánico o un simple paseante, el Jardín Botánico Yves Rocher te encantará. Más de mil especies de plantas se codean en un abanico de colores extraordinarios. Originalmente laboratorio al aire libre para la marca de belleza, ha crecido a lo largo de los años, combinando senderos de estilo inglés, parterres de estilo francés e incluso una bosque de bambú. Las colecciones de plantas dedicadas a la cosmética y la perfumería florecen allí en belleza. Podrás aprender a beneficiarte de sus virtudes durante fascinantes visitas guiadas. ¿Por qué no probarlo?

Jardín Botánico

Un festival fotográfico a tamaño natural

Una cuarentena de artesanos de arte que trabajan con flores, cera, madera, tierra... dan la bienvenida a los visitantes de La Gacilly durante todo el año. Pero en verano, el pequeño pueblo bretón se convierte aún más en una galería de arte al aire libre. Durante cuatro meses, expone en sus antiguos muros, fachadas y callejones fotos de los 5 continentes. En este museo verde, la frágil unión entre el hombre y la naturaleza es el tema principal de cada una de las exposiciones (gratuitas). Lo mejor de la creación fotográfica contemporánea conmueve y desafía, en color o en blanco y negro, en lienzos que a veces se acercan a los 70 m². ¡Grandioso!

Festival de fotografía de La Gacilly

La felicidad está en los prados

Gaciily24 17©Emmanuel Berthier ok 2019-06-20 17-10


Después de pasear por las floridas calles de La Gacilly, tomemos rumbo a los campos de los alrededores. A través de prados, de una colina a otra, a lo largo del pequeño río Aff, de la calzada romana o en el sotobosque musgoso de la Selva Negra, se ofrecen hermosos paseos a los caminantes. Varios senderos señalizados ofrecen un itinerario en bucle que parte del pueblo. A lo largo del camino, la pequeña capilla de Saint-Jugon, los antiguos molinos de viento y las encantadoras aldeas como Brozéas o La Corblaie, con sus hermosas casas de piedra en seco, invitan a reducir la velocidad. Chic, ¡es hora de un picnic!


Para saber más:

A leer también:

Por Pascale Filliâtre

Periodista y viajera. A menudo, he ido hasta la otra punta del planeta para encontrar lo que Francia nos ofrece… justo al lado. filliatre.pascale@orange.fr

Ver más