5 motivos «green» para visitar Grenoble

Inspiración

Alpes - Mont BlancNaturaleza & Actividades al aire libreEn familiaEn pareja

Vista panorámica de Grenoble desde la colina de la Bastilla.
© Lucas Frangella / Grenoble Alpes Métropole - Vista panorámica de Grenoble desde la colina de la Bastilla.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 18 octubre 2022

Puerta de entrada a los Alpes, la ciudad de Grenoble está enclavada en los límites de tres cadenas montañosas. Atravesada por un río (el Isère), rodeada de verdes colinas y altas montañas, Grenoble se preocupa profundamente por su impacto en el medioambiente: ¡la naturaleza está en su ADN! Deportivos, innovadores y comprometidos, los habitantes de Grenoble han hecho de su ciudad un auténtico laboratorio de las ciudades "verdes" francesas. Esta identidad ha sido reconocida a nivel europeo, ya que Grenoble ha sido designada "European green capital 2022". Y para hacer honor a esta distinción, ¡no le faltan argumentos!

1. Una ciudad en el corazón de las montañas

Vista del centro de Grenoble desde la colina de la Bastilla, punto de llegada del teleférico urbano.
© CRM - Vista del centro de Grenoble desde la colina de la Bastilla, punto de llegada del teleférico urbano.

"Al final de cada calle, una montaña". Nacido en Grenoble, el escritor francés Stendhal, autor de la novela El rojo y el negro, resumió la ciudad en pocas palabras. Aquí, la montaña está en el punto de mira de cada ventana, de cada balcón. La Chartreuse al norte, el Vercors al oeste y el macizo de la Belledonne al sur: las cumbres están por todas partes. La ciudad está rodeada de fuertes que la dominan desde las colinas circundantes, especialmente el Fuerte de la Bastilla, que domina el Isère y las bonitas y coloridas fachadas del barrio de Saint-Laurent, y el Fuerte Saint-Eynard, desde el que se puede admirar una vista de 360° de la ciudad alpina y sus alrededores. Como ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1968, Grenoble está a menos de una hora de muchas estaciones de deportes de invierno. Aquí, tanto en invierno como en verano, las montañas corren por las venas. No es casualidad que el primer teleférico urbano de Francia, las famosas "burbujas" que suben a la colina de la Bastilla, se construyera en 1934: ¡los habitantes de Grenoble siempre están mirando a las cumbres!

2. Una ciudad verde, realmente verde

Situado en el corazón de Grenoble y con una magnífica vista de la colina de la Bastilla, el Jardin de Ville es el lugar ideal para un picnic en familia o con amigos.
© CRM - Situado en el corazón de Grenoble y con una magnífica vista de la colina de la Bastilla, el Jardin de Ville es el lugar ideal para un picnic en familia o con amigos.

Escucha: ¡es un herrerillo! En el corazón de Grenoble, las passerinas cantan en cada esquina. Desde el Jardin de ville, con su césped adornado de flamantes rosales, hasta el parque más salvaje de Ile Verte, pasando por las orillas del Isère, la naturaleza está omnipresente y forma grandes islas de verdor, que resultan muy agradables de respirar en el corazón de esta vibrante metrópolis. Mira ahí arriba: una ardilla cruza el camino desde las copas de los árboles, ¡tan ágil en la cuerda tendida para ello! Con más de 5.000 árboles plantados en los últimos años, numerosos desarrollos que promueven la biodiversidad y flamantes distritos ecológicos y otros que marcan la pauta (el primer distrito ecológico de Francia se inauguró en 2009 en el antiguo cuartel de Bonne), Grenoble es una de las ciudades más verdes del país.

3. Una ciudad para bicicletas

Paseo en bicicleta por el centro histórico de Grenoble.
© Nils Louna / Grenoble Alpes Tourisme - Paseo en bicicleta por el centro histórico de Grenoble.

Rodeada de montañas, en medio de un valle, Grenoble es una de las ciudades más planas de Francia. Con 450 km de carril bici por toda la aglomeración, es un paraíso para los ciclistas. Desde hace casi 20 años, la ciudad cuenta con un sistema de bicicletas de alquiler de corta duración llamado Mvélo+, que atrae a estudiantes y turistas por igual. Estas bicicletas amarillas, que se encuentran por toda la ciudad, se pueden alquilar por días (3 euros) o por meses (25 euros). En las principales avenidas, en las callejuelas del centro histórico, en los muelles o en los parques, hay muchas facilidades para que los ciclistas puedan circular con total tranquilidad: la bicicleta tiene realmente su lugar en el tráfico. ¡Fuera peligro!

4. Direcciones eco-responsables en cada esquina

Como ciudad sostenible, Grenoble está desarrollando instalaciones para proteger la biodiversidad.
© CRM - Como ciudad sostenible, Grenoble está desarrollando instalaciones para proteger la biodiversidad.

Con 64.000 estudiantes y más de 25.000 investigadores, Grenoble siempre ha sido una ciudad innovadora. En lo que respecta a la ecología, la ciudad no es una excepción. Un restaurante vegano (el Locafé), un supermercado colaborativo (el Eléfan), un café solidario que trabaja con alimentos no vendidos (el Bouillon), una granja urbana en la azotea (el Bar Radis, desde septiembre de 2022) y la artesanía local destacan. Como Növem, una pequeña marca local de cosméticos que utiliza la famosa nuez de Grenoble (una de las primeras DOC productoras de fruta reconocidas en Francia, desde 1938), o la Ganterie Lesdiguières, que fabrica guantes de piel de cabra desde 1885 en Grenoble. No es vegano, pero es tradicional (100% local).

5. Una ciudad deportiva

Los alrededores de Grenoble son un escenario popular para los amantes de la escalada y las vías ferratas.
© Ville de Grenoble - Los alrededores de Grenoble son un escenario popular para los amantes de la escalada y las vías ferratas.

En invierno, se les puede ver sobre los esquís, recién llegados de las estaciones de deportes de invierno de los alrededores. En verano, encordados, haciendo vías ferratas o escalando acantilados. Para los habitantes de Grenoble, los deportes al aire libre son un arte de vivir. Durante todo el año, la colina de la Bastilla acoge a corredores que se lanzan a superar su desnivel de 214 metros a través del parque Guy Pape, por un camino sombreado salpicado de tramos de escaleras. Se llega a la estación de llegada de las "burbujas", desde donde se puede admirar el panorama del Vercors y la Belledonne mientras se recupera el aliento. Tanto en el interior como en el exterior (el primer gimnasio de escalada de Francia se construyó aquí en 1995), Grenoble es una ciudad en constante movimiento.

Por Caroline Revol-Maurel

Periodista apasionada de la naturaleza salvaje, de los viajes y del rock, escribo igualmente sobre los quebrantahuesos que sobre Lou Reed. A menudo voy acompañada por dos niñas pequeñas con un agudo sentido crítico.

Ver más