Cuenta atrás para la llegada del verano en la Bahía de Arcachón

Inspiración

EcolabelCosta AtlánticaBurdeosNaturaleza & Actividades al aire libreLitoralPrimavera

La duna de Pilat domina la Bahía de Arcachon.
© Tree4Two - La duna de Pilat domina la Bahía de Arcachon.

Tiempo de lectura: 0 minPublicado el 1 junio 2018

En cuanto salen los primeros rayos de sol y se prolongan los días. Antes de la llegada de multitudes y de los atascos. No corras la voz, pero la primavera es la mejor estación de la Bahía de Arcachón… sin contar las otras tres.

1 tándem + 3 bicis + 1 remolque + 6 cascos

Desde las hermosas villas de Arcachon construidas a finales del siglo XIX hasta los frescos pinares de Cap Ferret, pasando por los pueblos ostrícolas, tu tribu no podrá perderse: bastará con seguir los numerosos carriles bici. En total, la bahía de Arcachon cuenta con 15 circuitos y 220 km de rutas señalizadas: una auténtica delicia para los amantes del ciclismo.

Tú + las olas + el horizonte

Has llegado al final de la punta del Cap Ferret. La bahía de Arcachon se encuentra con el océano. Los vientos y las corrientes se aceleran. Si te apetece empezar a meditar, este es el momento perfecto para dejarse llevar contemplando el horizonte y escuchando el sonido de las olas. También hay clases de iniciación al yoga y pilates en la playa.

12 ostras × 2 enamorados

Pocas mesas, un tejadillo y unas vistas sublimes. En Cabanes de la Conche, en el pueblo ostrícola de Les Jacquets, la carta es muy simple: ostras, ostras y más ostras. Tanto mejor, porque están más sabrosas en esta temporada.

La pinaza + el picnic + los amigos

Desde Cap Ferret, vista de la Bahía de Arcachon.
© Eric Cowez / Istockphoto - Desde Cap Ferret, vista de la Bahía de Arcachon.

Aún no estamos en verano, pero lo parece. A bordo de una embarcación de madera denominada pinaza, podréis atravesar la bahía para llegar a la isla de los pájaros y las cabañas sobre pilotes o también al Delta de Leyre.

Emoción en vuelo + belleza de las vistas

En parapente, sobre la duna.
© Frances Valdes / Istockphoto - En parapente, sobre la duna.

Has llegado hasta aquí caminando por la arena. Ahora no es cuestión de volver atrás. El parapente despega y comienzas a sobrevolar la duna de Pilat, el banco de Arguin, los bosques de pinos… Una experiencia inolvidable.

Playa × (autenticidad + encanto)

Las callejuelas llenas de color del pueblo de Herbe.
© Anthony Sejourne / Istockphoto - Las callejuelas llenas de color del pueblo de Herbe.

Hay lugares que dan ganas de dejarlo todo atrás… Cuidado, porque el pueblo de L'Herbe es uno de ellos, con sus cabañas de pescadores, sus postigos de colores y sus adorables callejuelas, donde la playa se adivina a cada vuelta de esquina. Un lugar todavía más paradisiaco en primavera.

Orientalismo × delirio de arquitecto

En Cap Ferret, la capilla de la Villa algerina.
© Eric Cowez / Istockphoto - En Cap Ferret, la capilla de la Villa algerina.

Se puede visitar, por supuesto, pero es mucho mejor bordearlo en barco. La original capilla de la villa argelina, neomorisca y policromática, contrasta por su exotismo con la lengua de arena y pinos de Cap Ferret. Es el único vestigio de la obra construida por Léon Lesca entre 1865 y 1885, industrial francés considerado el fundador de Cap Ferret.

Bonitas terrazas + sosiego absoluto

El estilo de vida tranquilo de la Bahía de Arcachon.
© Eric Cowez / Istockphoto - El estilo de vida tranquilo de la Bahía de Arcachon.

A partir del mes de junio, estos restaurantes se llenan hasta arriba, pero en primavera, en las terrazas elegantes del barrio de Moulleau, solo estarás tú, tus gafas de sol y un par de famosos de incógnito.

Por Émilie Guilhen

Diseñadora-redactora y creadora editorial en París.

Ver más